Estudio alemán concluye que el tipo de familia no afecta identidad de género de los niños

0
435
loading...
loading...

Un estudio de la Universidad de Bamber, en Alemania, sobre niños en familias homosexuales concluyó que el exposición de los niños en lo que se refiere a la calidad de su relación con sus padres y su acondicionamiento psíquica no se diferencia en mínimo al de los hijos de familias tradicionales.

“Las diferencias existentes apuntan incluso a beneficios para los niños y jóvenes de parejas del mismo sexo”, explicó Fabienne Hornfeck, del Instituto tudesco de la Adolescencia de Múnich. Estos tienen por lo militar una mejor autoestima y más autonomía en la relación con sus padres, señaló.

Otros exploración internacionales todavía han demostrado que los niños de padres del mismo sexo se desarrollan tan correctamente como los de niños con padres heterosexuales.

Adicionalmente, investigaciones sobre niños extranjeros adoptados apunta que las parejas homosexuales presentarían incluso competencias paternas especiales. “La forma de familia influye menos que la forma en que se vive la familia”, resumieron los expertos del Instituto tudesco de la Pubescencia.

En la identidad de mercancías de los niños no influye si sus padres son heterosexuales u homosexuales, según otro estudio publicado este miércoles la revista “Sex Roles”.

El equipo de investigadores dirigido por Rachel Farr, de la Universidad de Kentucky, estudiaron en dos fases el comportamiento durante el pernio y el avance de niños adoptados de 106 familias estadounidenses con parejas de madres lesbianas, parejas de padres gays y heterosexuales.

Entre otros aspectos, se comparó con qué juguetes preferían aventurar los niños adoptados con tiempo preescolar y la conformidad de variedad de su comportamiento cinco abriles posteriormente.

En los exploración realizados en existencia preescolar, se ofreció a los niños juguetes tradicionalmente típicos de niños y de niñas, así como otros neutros. Encima se preguntó a los padres sobre las preferencias de selección de sus hijos, por ejemplo si preferían juguetes toscos o más tranquilos.

En la segunda etapa, cuando los niños rondaban los ocho abriles, se les preguntó sobre sus preferencias de muestrario. Muchos de los niños ya tenían en ese momento otros hermanos adoptados.

El descomposición demostró que en todas las formas de clan había tanto niños que se comportaban de forma conforme a su categoría, como niños que no, y que este comportamiento se había mantenido constante a lo dispendioso de los abriles.

“La orientación sexual de los padres y el tipo de familia no tuvo ninguna influencia significativa”, concluyó Farr. Solo se mostró en todos los casos un presto libramiento pintoresco de la tiempo cerca de un comportamiento más conforme con el artículos en la años escolar.

“Parece que no se necesita un modelo masculino o femenino en casa para apoyar el desarrollo típico de género en niños adoptados ni para impedir una inconformidad de género”, según resumió Farr.

loading...