Estudio confirma que la esperanza de vida del ser humano alcanza el umbral de los 150 años

0
54

Estudios recientes afirman que el ser humano podría comportarse un mayor de 150 abriles y que encima podría romper ese meta en un futuro. Los científicos a cargo de estos disección sostienen que la perdurabilidad depende de la resiliencia del cuerpo, o sea, nuestra capacidad de restablecernos en último tiempo posteriormente de una enfermedad, de una desvelada o de una rutina exhaustiva de trabajo o prueba.

Peter O. Fedichev y su equipo de investigadores ponen el acento en la época biológica observada a través de estudio de crimen. El estudio publicado en la revista Nature communications el 25 de mayo en su portal web se titula Observación longitudinal de los marcadores de la mortandad revela pérdida progresiva de la resiliencia y predice remate de la esperanza de la vida humana. En él, los investigadores rusos proponen un nuevo cálculo de la etapa que ponga energía en el tiempo en que las células y órganos del cuerpo son capaces de contestar para restablecer un firmeza posteriormente de una perturbación o trauma.

Los médicos rusos proponen un estimado de mortalidad basado en el CBC (Conteo completo de familia), al que llaman DOSI (Indicador Dinámico del Estado del Organismo). En la presentación de su artículo dicen que:

Observamos que el ensanchamiento de la distribución de DOSI de la población dependiente de la existencia podría interpretar por una pérdida progresiva de resiliencia fisiológica medida por el tiempo de autocorrelación de DOSI. La extrapolación de esta tendencia sugirió que el tiempo de recuperación de DOSI y la varianza divergirían simultáneamente en un punto crítico de 120 a 150 abriles de perduración, lo que corresponde a una pérdida completa de resiliencia. La observación fue confirmada de inmediato por el estudio independiente de las propiedades de correlación de las fluctuaciones de los niveles de actividad física intradía recopiladas por los dispositivos portátiles.

El investigación estadístico trabajador a las muestras de matanza, con ayuda de programas, arroja datos acerca de la lozanía de nuestro cuerpo de acuerdo a la presencia mayoritaria de glóbulos rojos o blancos. Encima, descubre que nuestra persistencia depende del cuidado de nuestra salubridad y que la esperanza de vida puede aumentar considerablemente si los cuidados paliativos se refinan y nuestros hábitos de viandas se mejoran.

El superpoder que debemos despertar para aumentar nuestra esperanza y calidad de vida es la resiliencia. Tal vez un ejemplo claro de lo que tratan de explicarnos los científicos rusos lo encontremos en el personaje de los cómics: Wolverine, quien, precisa y cronológicamente hablando, es viejísimo, pero oportuno a su poder de regeneración basado en su reaccionario resiliencia, mantiene su fuerza y mocedad.

Los médicos concluyen en su artículo que la criticidad experimentada en el final de la vida solo es una propiedad biológica independiente de algunos factores como el estrés. Así que si reducimos los niveles de estrés y perturbaciones de la lozanía, podríamos ampliar nuestra esperanza de vida, cosa ausencia descabellada si tomamos en cuenta que a comienzos del siglo XX, la esperanza de vida ascendía a poco más de 30 abriles.