Estudió derecho para lograr reunir a su mamá con sus padres tras 30 años de no verse

0
102

Caballeros, abrirse a otro país y dejar a tu comunidad ha de ser una valor muy difícil, sobre todo cuando lo haces para averiguar una mejor vida para ti y los tuyos. Esa es la existencia de miles de familias en Latinoamérica que dejan ir a sus hijos, nietos, tíos, sobrinos, con la esperanza de que “del otro lado del charco” puedan encontrar un trabajo que los ayude a salir delante, a sabiendas de que tal vez no se vuelvan a ver.

Y es que la situación migratoria en los Estados Unidos es cada vez más crítica, sobre todo desde que el gobierno del presidente de este país, Donald Trump, impusiera políticas severas que castigan fuertemente a los migrantes. Ahora, los latinos que se encuentran de “aquel lado” viven con el miedo constante de ser deportados, así que intentan proceder por debajo del radar con la esperanza de que todo se resuelva para reencontrarse algún día con sus seres queridos.

Luis Cortés Romero es un muchacha abogado que logró que los padres de su mamá se reunieran con ella a posteriori de 30 abriles de no encontrarse. A través de Twitter, Luis compartió el emotivo recuentro de esta grupo que, como otras tantas, pensó que nones se volvería a ver.

Sorprendí a mi madre al reunirla con sus padres a posteriori de 3 décadas sin que se vieran. Sus padres viven en México y mi madre no puede visitarlos por su status migratorio. Cuando fui a la aprobación de derecho me prometí encontrar la forma de reunirlos y pude ayudarlos a obtener visas.

A través de un hilo en el mismo tuit, Luis Cortés dio más datos sobre el recuentro, a donde todavía fueron invitadas sus tías (hermanas de su mamá), ya que  siquiera habían podido ver a sus padres durante abriles.

Sin requisa, y como lo relata Luis, alcanzar esta reunión no fue mínimo sencillo:

Tuvimos que producirse por cuatro negaciones y las visas fueron otorgadas en el botellín intento. Ellos (los abuelos) viven en un pequeño pueblo rural en México, lo que les obliga a desplazarse varias horas en autobús cada vez. Su papá es sordomudo y analfabeto, lo que hizo las cosas más difíciles.

Gracias a Dios para todos los involucrados, posteriormente de cuatro intentos fallidos el botellín fue el bueno y todos estuvieron felices de por fin encontrarse de nuevo a posteriori de tres décadas. Luis todavía agregó que poco a posteriori se juntó la clan entera para celebrar el cumpleaños de su antepasado, donde tuvo el honor de tomar una fotografía de su mamá con sus queridos padres.

Celebraron el cumpleaños de su padre poco posteriormente. Esta es una de mis fotos favoritas: mi madre no sonríe mucho en las fotos, pero capturamos esta en el momento consumado.

Sin duda su historia es una de pocas, y existen muchas familias en Latinoamérica que quisieran valer con la misma suerte que los abuelos de Luis. Por fortuna existen muchas personas que abogan por los derechos de los inmigrantes, y esperamos que, algún día, más y más personas se puedan reunir con sus seres queridos en cualquier costado del mundo.