Excoordinadora de Estadio Seguro: “Los que dicen ‘no son hinchas, son delincuentes’, están igual que Piñera tratando a los manifestantes de delincuentes”

0
132

“Calles con sangre, canchas sin fútbol”, fue la consigna que levantaron hinchas de distintas barras en el situación de la revuelta de octubre. Una frase que, según la excoordinadora de Estadio Seguro, Natalia Silva, ha sido pasada por suspensión en medio del conflicto que afecta a las canchas de nuestro país. Conflicto que este domingo tuvo un nuevo episodio y terminó por provocar la suspensión el disputa entre Colo Colo y Universidad Católica, adecuado a incidentes en el Estadio Monumental.

El principal de Estadio Seguro, Cristóbal Lladser, señaló a La Tercera que “el principal responsable es Colo Colo”, siguiendo la confín que ha impulsado el Gobierno frente a un conflicto en las canchas, que se agudizó tras la asesinato de Carlos Martínez, conocido como “el Neco” entre la hinchada del club albo, quien fue atropellado por un camión de Carabineros el 28 de enero pasado, en las suburbios del Estadio Monumental.

Natalia Silva, socióloga de la Fundación Fútbol y Sociedad, señala que el rol del Ejecutor y de Lladser “ha sido invisibilizado en esta pasada y que no se ha hecho cargo políticamente de lo que pasó. A Estadio Seguro, que le toca coordinar los operativos de Carabineros con la Intendencia y los privados, pero ha pasado desapercibido. Recuerdo que en el Gobierno anterior hasta los miembros de la Nueva Mayoría pedían la salida de José Roa –exdirector de Estadio Seguro–”.

“Han tratado de deslizar el conflicto como un problema de los privados, entre las barras y los clubes, y han privatizado aún más la seguridad, contrataron a esta especie de robocop, unas Fuerzas Especiales privadas, lo que es muy peligroso, porque lo único que nos va quedando en control de Estado es la seguridad y esto es el primer atisbo de privatizar la seguridad pública. Nadie se preocupa si esto es constitucional o inconstitucional”, apunta Silva.

-¿Y la ANFP, ha jugado un rol que colabore a disminuir el conflicto?

-Lo único que regalo es verla prestando las inmediaciones de la ANFP a Carabineros, para que pudieran monitorear los drones que vigilaban Lo Hermida. El mundo del fútbol es súper reaccionario y conservador, no se han cubo cuenta, como se hace en Europa, que el fútbol debe tener una gestión o un radio de trámite social, que se haga cargo del problema social de los hinchas del fútbol, que por ejemplo hayan desertado de los programas formales de educación, que tienen trabajos precarios, que incluso los guardias que ellos contratan tienen condiciones súper precarias, del contexto social del fútbol. En Europa se ha progresista en esto, en Bélgica, hay un programa en que contratan a trabajadores sociales, psicólogos, que hacen de intermediarios entre las fuentes laborales, involucran a los hinchas en procesos educativos, se hacen cargo y no solo le traspasan la pelota al Estado.

-¿En qué error cae el mundo político y la ANFP?

-Tanto las autoridades políticas como la ANFP creen que esto se resuelve con más mano dura, con más represión. Esa visión es resultado del no entender lo que está pasando, creen que es una pelea entre hinchas, y no, es una pelea entre hinchas y Carabineros, mataron a uno de ellos en la vértice del estadio, le hicieron una animita, es muy parecido a lo que desató la homicidio de un manifestante angustiado por el chorro de agua de Carabineros en Plaza de la Dignidad. Entonces, donde pongas a Carabineros va a activo fricciones. Y el Plan Estadio Seguro está en un rol secundario, no identifica responsables, se ha desligado completamente del conflicto.

-En los medios deportivos y los comentaristas de fútbol apuntan a que “son los mismos delincuentes de siempre”, que “son delincuentes y no hinchas”. ¿Qué visión hay detrás de esas calificaciones?

-Todavía dicen que no se le ha puesto coto a la violencia… pero claramente es un caso diverso, lo vimos en la Plaza de la Dignidad, los hinchas se tomaron el espacio con sus banderas, los fuegos artificiales característicos de ellos, pusieron sus lienzos, se han puesto protagonistas de la revuelta en la Plaza de la Dignidad y era predecible que esto se fuera a proyectar en los estadios. Adicionalmente, las organizaciones más políticas que están en las barras, los antifascistas, grupos organizados de izquierda pasaron a la vanguardia de las barras y dejaron antes a los grupos más barriales, que tienen enfrentamientos territoriales entre hinchas, aquí hay un enfrentamiento político y su contraparte más cercana es Carabineros.

Como en Pimiento se mantiene el conflicto desde una visión de control notorio y no de masas, Carabineros lo toma desde esa perspectiva todavía, van a “cobrar”, hay otras lógicas. Los hinchas lo pusieron en sus lienzos, “calles con sangre, canchas sin fútbol”, lo anunciaron desde un principio, y yo creo que esta va a ser la dinámica no solo en los estadios, sino en los escenarios en común, vas a tener a los artistas manifestándose, en el notorio, va a variar de veterano o beocio calidad de violencia.

-¿La homicidio de un hincha y líder social de la mostrador, como el Neco, marca un punto de inflexión en este conflicto?

-Antiguamente de la asesinato del Neco en los estadios había solo cánticos contra Sebastián Piñera, que acompañaban todos los partidos, pero las fechas se desarrollaban en calma. Con su asesinato, esto explotó y se hizo transversal en todas las barras, entonces, no da para asegurar que esto es el característico enfrentamiento entre barras, aquí vemos lo que los sociólogos del deporte le llaman enfrentamiento con la tercera mostrador, que es la fuerza policial, que actúa de la misma forma identitaria que los hinchas, hasta van a “cobrar” y a recuperar lienzos.

Los que dicen que estos son los mismos delincuentes de siempre, que no son hinchas, que son delincuentes, no conocen la pobreza, no saben de la importancia de los grupos sociales organizados, de la relevancia de los llamados “piños” en los territorios. Es cuestión de recorrer cualquier población y ver los postes pintados, a los hinchas organizando rifas y campeonatos de fin de semana para financiar un tratamiento médico. Quienes hablan de que son delincuentes, no conocen la trastienda de las barras.

-¿Hay alguna fórmula para solucionar o para manejar mejor este conflicto?

-Suponer una decisión a la violencia en los estadios, incluso antaño de octubre, es ridículo. Incluso, la experiencia internacional palabra de que la violencia no se erradica, se gestiona. Y esto se hace a través de la prevención social y policial, a través del diálogo y del trabajo de inteligencia, que prácticamente en Pimiento no existe. No solo ahora con Piñera, la prevención social y prevención policial no han existido en ningún Gobierno. Es un factor basal, una política que tenga una colchoneta de encuentros con hinchas organizados, con los líderes naturales.

Encima, la autoridad política ha desconocido la propia Ley Estadio Seguro y no ha llamado a la “Comisión de Hinchas”, los clubes, y el intendente los pueden designar a dialogar y conversar, pero en el mundo del fútbol todos se espantan por dialogar con ellos. Asimismo está el “Enlace de hincha”, que es un perfil social que pueda establecer diálogo con los grupos más violentos, que pueda dialogar, acopiar demandas, mediar frente a el conflicto. Pero la autoridad política no las utiliza por desidia, lo pone como una fricción con Carabineros, que está invisibilizando la dimensión política.

-En conclusión, las autoridades se han hecho parte del círculo de la violencia…

-La autoridad política debe hacer la pega, se sabía que esto iba a acontecer, dejaron que la violencia se desarrollara, por ejemplo, las declaraciones de la jueza fueron más gasolina al conflicto. Adicionalmente, hay un jerarca de Servicio, Cristóbal Lladser, que tiene que estar adyacente a Carabineros, que les pide resultados y les guión la cancha, deben transparentar qué tono policial les está delineando. Por ejemplo, en vez de suceder metido a un carro lanzaguas a apagar la barrera en el Monumental, podrían tener mandado a civiles, guardias del estadio. Asimismo, cada vez que las autoridades, políticos y figuras del fútbol dicen que “no son hinchas, son delincuentes”, son igual al Presidente Piñera tratando a los manifestantes de delincuentes.