Exdirector de oficina ONU: Dichos del canciller Ribera sobre DD.HH. “recuerdan la facilidad con que la dictadura relativizaba los informes” internacionales

0
86
loading...

La respuesta del canciller Teodoro Ribera, de que el Gobierno no puede estar preocupado por “informes más o informes menos”, al comentar el categórico reporte de la oficina de la Entrada Comisionada para los DD.HH. de la ONU, que encabeza Michelle Bachelet, sobre las violaciones a los derechos humanos durante el estallido social, no pasó desapercibida para la examen.

El director de la diplomacia doméstico insistió en que la tarea ahora es “volver a la normalidad con respeto a los derechos fundamentales”, y cuestionó el trabajo de Naciones Unidas señalando que algunas de sus recomendaciones “están fuera del ámbito de la comisión”.

Ribera señaló encima que “ninguno de los informes de organismos internacionales plantea que haya habido violaciones graves y sistemáticas”, aludiendo así al trabajo todavía de Perdón Internacional Human Rights Watch y la Comisión Interamericana de Derecho Humanos, y ahora relativizó las conclusiones del trabajo de la tarea de observadores, enviados por la ONU.

Precisamente un personero que conoce al dedillo el mundo de Naciones Unidas, Juan Somavía, salió al paso de lo dicho por el  canciller. El ex director Genérico de la Estructura Internacional del Trabajo (OIT) desde marzo de 1999 hasta septiembre de 2012, sostuvo que “el informe de la Alta Comisionada para los Derechos Humanos de Naciones Unidas nos dice que se ha constatado un gran número de violaciones graves a los derechos humanos. Ello viene a confirmar los serios excesos con que se han reprimido manifestaciones pacíficas mencionados en similares conclusiones de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, Human Rights Watch y Amnesty International. Sin duda en su conjunto son un fuerte llamado de atención al Gobierno respecto de acciones que no pueden quedar en la impunidad”.

En ese contexto, el presente presidente del Foro Permanente de Política Exógeno asegura que “desgraciadamente el comentario del canciller Ribera nos recuerda la facilidad con que la dictadura relativizaba estos informes para luego rechazarlos como ‘ataques internacionales’. Sobre todo cuando encima se nos dice que ‘si hay recomendaciones que son prudentes y adecuadas, absolutamente tomarlas y las que no son ni prudentes, ni adecuadas, sencillamente tenemos que dejarlas de costado’”.

De acuerdo a Somavía, “en los momentos que vive el país el mundo mira hacia el canciller. Estas declaraciones suyas no le convienen a Chile”.

“Hablar de ‘informes más, informes menos’ es no comprender que para tantos compatriotas durante los largos 17 años de la dictadura fueron, precisamente, los informes de organismos internacionales denunciando la violación de los derechos humanos en Chile que reforzaron la espina dorsal para seguir en la lucha por la recuperación de la democracia”, precisó Somavía.

El ex director común de la OIT añadió: “¿Qué nos dice el Canciller Ribera con cierta exasperación?: ‘de una vez por todas no podemos estar preocupados de un informe más o un informe menos, ya llevan 4 informes’, olvidándose que este último fue solicitado personalmente por el Presidente de la República. Luego agrega ‘lo que el país necesita es volver a la normalidad’”.

Según Somavía, con la razonamiento de Ribera “una muerte más o una muerte menos, un ciego más o un ojo menos, un abuso sexual más o uno menos, balines más, balines menos, bombas lacrimógenas a la cara más o menos, parecen dar lo mismo” y el canciller investigación desarrollar que “no nos sigan molestando con estos temas cuando lo que la gente quiere es volver a la ‘normalidad’”.

A cordura del presidente de Foro Permanente de Política Extranjero, “no hay ninguna duda que la gente quiere que el gobierno sea capaz de controlar la violencia, a los vándalos y delincuentes, los  narcos, anarcos y otros que han ocupado la escena. Pero, los dos millones en las calles de Chile nos dijeron clarito que quieren cambios muy profundos en una ‘normalidad’ que los agobia”.

Somavía asimismo cuestionó el rechazo expresado por el Gobierno a las recomendaciones de la ONU, señalando que la compañía Piñera actúa con la razonamiento de “solo vale lo que me gusta”. El problema, indica, es que “el tema no va a quedar ahí.  También tienen que actuar sobre lo que no les guste. Esa actitud displicente obliga a una reacción. Necesitamos una reflexión profunda dentro de Gobierno. Se trata de acusaciones muy serias y banalizarlas no es el camino”.

“Todo esto nos lleva a la necesidad una amplia movilización y discusión ciudadana sobre el papel de los Derechos Humanos en nuestra sociedad y en la futura Constitución. Ello, con participación de los organismos de Derechos Humanos, universidades y centros de estudio, la sociedad civil, la prensa y la comunicación digital y, desde luego, el Congreso en uso de sus facultades constitucionales”, finalizó Somavía.

  • Revisé el texto con la advertencia de Juan Somavía acá
loading...