Expresidente Lagos rechazó propuesta de la Convención que busca derogar secreto del informe Valech

0
98

La Comisión de Derechos Humanos de la Convención Constitucional aprobó la semana pasada una moción para derogar la cláusula de secreto de la Comisión Doméstico Sobre Política y Tortura, más conocida como Comisión Valech.

De acuerdo a Emol, la instancia acordó dejar sin impacto la norma que embarga por 50 abriles la información entregada por las víctimas reconocidas por la Comisión Valech.

En ese sentido, los integrantes de esta comisión rechazaron esta propuesta. Por medio de un comunicado firmado por el expresidente Ricardo Lagos, advirtieron que aprobar esta moción en el pleno «afectaría gravemente la fe pública y defraudaría a las propias víctimas y familias».

«Hacemos fe, de los historial proporcionados por las víctimas y de la verdad sobre la crueldad a la que se les sometió», indicando que «todo aquello, lo que pudimos constatar por testimonios personales y otras fuentes probatorias tenidas a la presencia conforme el propio documentación».

La misiva dice que «el mismo, se refirió a los documento recogidos, sin individualización de los y las declarantes, siendo la ley 19.992 (Ley Valech), la que impuso el secreto por 50 abriles. Esto, es hoy coherente con las leyes 19.628 y 20.120, que obligan al consentimiento informado del titular de datos personales, para permitir el llegada de terceros».

«Un número importante de las victimas presentaron sus testimonios, sabiendo que sus casos no serían develados al manifiesto, incluyendo las formas de ejecución de los tormentos que sufrieron», agregan.

En relación a la votación de la Comisión de Derechos Humanos de la Convención, manifestaron que «sin pronunciarnos sobre la competencia que tendría o no la Convención Constitucional para hacer una cosa así, creemos que ella afectaría gravemente la fe pública y defraudaría a las propias víctimas y familias. Las atrocidades y vejámenes sufridos traspasaron todo respeto y racionalidad contra las víctimas, todas quienes merecen aun y por siempre la protección del propio Estado que en su tiempo les atacó».

«Las víctimas, muchas fallecidas y entre las que viven, en su gran mayoría ya adultos mayores, merecen que se les respeten sus dolores, al igual que sus cónyuges, parejas, hijos e hijas, nietos y nietas, que en muchos casos no han conocido por abriles de los tormentos sufridos por sus familiares directos. Encima, el secreto de los informes, no rige para la víctima o en su caso respecto de sus familiares, en caso que esta hubiere muerto», sostiene la información.

Así, enfatizaron que «estas personas o sus familiares sobrevivientes, si quieren, pueden darlas a conocer con su expresa autorización, para lo cual solo lo tienen que solicitarlas al INDH, presente depositario de todos los informes conforme procedimiento previamente reglado».

Por postrer, los integrantes de la Comisión Valech realizaron un llamado a «la mantención del secreto de la información particular de cada víctima. De igual modo, respaldar la privacidad de los archivos mientras no exista autorización de publicidad por parte de la víctima, en su caso personal o sus familiares sobrevinientes. Aquellos fueron los utensilios de rectitud, espíritu y de fe pública involucrados como condición bajo la cual, las victimas presentaron».

Dos informes de la Comisión Valech señalan que 40.018 víctimas de torturas y prisión política durante la dictadura de Egregio Pinochet, 3.065 de ellas muertas o desaparecidas.