Familia viaja alrededor del mundo en su barco para evitar ser contagiados de coronavirus

0
45

Desplazarse es una actividad que sin duda alguna provee de cambios y formación. Todos quisiéramos hacerlo mucho más seguido de lo que nuestras posibilidades nos lo permiten. Designar un destino y planificar todo lo concerniente es poco que llena de serenidad a cualquiera que lo haga.

Se puede afirmar que la vida misma se trata de un alucinación en el que podemos ser partícipes de un sinnúmero de acontecimientos, lugares y ver entrar y salir personas que nos aporten poco, por más exiguo que esto sea.

Pero no nos pongamos tan profundos, la pequeña advertencia ahí está, pero en esta ocasión traemos para ustedes una gran nueva que fielmente está dando la reverso al mundo. Mientras la humanidad se encuentra librando una dura batalla contra el covid-19, una grupo húngara de cuatro integrantes decidió asaltar su nave náutica convocatoria Teatime y comenzar a surcar los mares para evitar contagiarse y a la vez, cumplir su sueño de recorrer el mundo.

La clan Bosze zarpó de las costas de Croacia a finales del junio del 2020 y desde ese momento, han visitado lugares como Croacia, Final Verde, España, Martinica y Francia. Actualmente se encuentran en la isla caribeña de San Martín y ya tienen en la mira emprender otra parte del alucinación alrededor de el canal de Panamá.

Ellos aseguran no tener prisa alguna, pues la vida en altamar aparenta ser mucho más lenta, muy parecido a lo que sucede con el distanciamiento social en casa. Seguramente es una experiencia extraordinaria que les hace ocurrir mucho más tiempo en comunidad.

El padre de clan, Domonokos Bosze, de 48 abriles de etapa, instaló su propia oficina en el interior de la embarcación de 15 metros de dadivoso para transigir a lengua sus labores. Mientras tanto, que sus dos hijas de seis y ocho abriles han tomado clases a distancia, pero no han descartado la posibilidad de que puedan entrar a escuelas locales de los lugares a los que vayan llegando para así conocer otras culturas.

De hecho, él y su esposa Anna ya han estado navegando por más de diez abriles y tenían planeada esta aventura mucho antaño de que llegara la pandemia, que les trajo gran preocupación y problemas al momento de embarcarse, pero fue su determinación lo que les motivó a cumplir con este plan.

La clan siguen al pie de la pago los cambios en las normas acerca del virus en cada país al que llegan y se monitorean realizándose la prueba y consideran entrar en cuarentena de ser necesario. Pescan atún para alimentarse, pero no es lo único que ingieren.

Ya dependerá de las restricciones que se vayan suscitando que la grupo planee navegar durante todo este año y el próximo cerca de el pacífico. Encima, tienen toda la intención de que su alucinación pueda alargarse durante otros cinco o seis abriles pasando por largos periodos en el Pacífico sur y océano Índico.