Famoso cazador furtivo de elefantes es condenado a 30 años de prisión en un caso histórico

0
89

La caza de animales salvajes y exóticos, o de cualquier especie en genérico, ha sido una actos muy criticada en el mundo, sobre todo cuando los cazadores se dedican a asesinar a animales en peligro de acabamiento. Entre este especie de personas existen algunos nombres que se han hecho populares por sus malas hazañas, como el de Mobanza Mobembo Gerard, un cazador furtivo que se ha hecho renombrado por cazar elefantes y traficar marfil en la República del Congo.

Pero bueno, parece que la imparcialidad por fin le hará enriquecer sus delitos al incluso conocido como “El Carnicero de Nouabalé Ndoki”, pues ha sido condenado a producirse 30 abriles tras las rejas por parte del tribunal penal del Congo.

Mobembo Gerard fue obvio culpable por los delitos de tráfico de marfil de elefantes, los cuales, como ya se sabe, cazó furtivamente; intento de homicidio de un guardaparques, posesión de armas militares y otros delitos. Adicionalmente del tiempo tras las rejas, Gerard incluso tendrá que acreditar 38 millones de francos centroafricanos (casi 69,000 dólares) a los guardabosques heridos. En pocas palabras, toda “una joyita” es este señor.

Su sentencia, encima, es festejada, pues es la más larga dictada a un cazador furtivo en el país cuando, anteriormente, las condenas no pasaban de cinco abriles, porque el pleito terminaba en tribunales civiles y se desechaban pronto.

Pero para que se den una idea del daño que la actividad de Gerard ocasionaba a la fauna del oficio, la Sociedad de Conservación de la Vida Silvestre ha revelado que este hombre dirigió expediciones de caza en la República del Congo donde mató hasta 500 elefantes desde el 2008 para traficar el marfil de sus cuernos, poco que es un delito insólito de la caza furtiva.

Mobanza Mobembo Gerard

Su búsqueda comenzó cuando este individuo y sus hombres dispararon a unos guardaparques en el Parque Doméstico Nouabalé-Ndoki. Varios trabajadores de la reserva resultaron heridos pero, por fortuna, todos sobrevivieron. Tres de los hombres del cazador furtivo fueron capturados y finalmente dieron suficiente información sobre su paradero para que la policía pudiera detenerlo.

Gerard logró escapar en 2018, calibrado antaño de que se llevara a parte su litigio, y se desató una nueva persecución que finalmente culminó con su arresto en julio del año pasado. La Sociedad para la Conservación de la Vida Silvestre ha elogiado a la República del Congo por aplicar una correctivo severa y dilación que envíe un mensaje a otros cazadores furtivos de que se les acabó el tiempo.

Mobanza Mobembo Gerard

Ahora hay solo rodeando de 300,000 elefantes salvajes en toda África, en comparación con la población de un millón que tenía en la término de 1980. Es por ello que este tipo de sentencias es tan importante en el país, pues la caza furtiva es una de las principales causas de acabamiento de especies y debe detener ahora.