FF.AA. han recontratado a más de mil ex uniformados con sueldos que llegan hasta los $4 millones

0
259

La comisión investigadora de la Cámara de Diputados sobre las millonarias jubilaciones entregadas en Gendarmería y las Fuerzas Armadas hizo la posterior pregunta durante 2016 sin tener entonces respuesta: ¿Cuántos ex uniformados en retiro fueron recontratados en las FF.AA. y reciben actualmente un sueldo más su subsidio?

A través de Transparencia, La Tercera contestó ahora esa duda: a lo menos son 1.050 los funcionarios en retiro que cumplen actualmente funciones remuneradas en las tres ramas.

En el caso del Ejército, son 457 oficiales y suboficiales en retiro que están trabajando con su respectivo sueldo, más las pensiones. En los comandos de Bienestar (222), Lozanía (82), Industria Marcial e Ingeniería (54), Apoyo de la Fuerza (29) y otras unidades (70).

El Ejército explicó que hay cuatro modalidades de recontratación: honorarios, entendimiento, Ley 15.076 (referida a los médicos cirujanos, químicos farmacéuticos, bioquímicos y cirujanos dentistas) y la Ley 18.476 (relacionada a los hospitales de la defensa doméstico).

En la repertorio aparecen personas con sueldos de $4.321.375, $4.241.039, $3.839.691 y $3.693.092. Con una remuneración promedio que llega a $942 mil.

En el caso del personal a contrata, el Ejército declaró que esa información no se puede proporcionar porque “se trata de información relativa a dotaciones, que tiene el carácter de secreto”.

Asimismo, justificó las recontrataciones asegurando que está bajo la reglamento permitido del DFL N-1 Estatuto del personal de las Fuerzas Armadas, que permite realizar contratos para personal de procedencia marcial o civil, y que cumplan funciones por un espacio de tiempo, “sin tener el Ejército la obligación legal de observar que estas personas reciban otras remuneraciones, cuando sea el caso”.

“El personal recontratado -Capredena- cubre vacantes establecidas en el sistema institucional y que requieren un grado de experticia en determinadas materias, con la que cuenta personal militar o civil, tras haberse desempeñado por más de 20 años en la institución. Debido a que ya cumplieron con su carrera militar, la que no puede ser extendida, la Ley DFL-1 faculta estas contrataciones, en el marco de un proceso concursable”, agregaron.

Respecto a los oficiales (r) que tienen remuneraciones de entre $3 y $4 millones, puntualizaron que “todos estos casos corresponden al área de salud (…) su contrato actual se origina con anterioridad al retiro, ya que son profesionales médicos que se contratan por jornadas parciales y de acuerdo al mercado, que dadas sus especialidades se hacen necesarios en el Hospital Militar Santiago”.

En el caso de la Fuerza Aérea, esta rama adujo secreto respecto del personal recontratado y sólo entregó los nombres de los trabajadores pensionados del Hospital Clínico de la Fach. En ese caso, hay una funcionaria que tiene un sueldo de $2,5 millones y una pensión de $2,2 millones.

El promedio de los sueldos es de $948 mil.

Por extremo, en el caso de la Armada, éstos asimismo invocaron el “secreto militar”. De todos modos, señalaron que el número total de funcionarios “que habiendo pasado a retiro de la institución y cumplen funciones remuneradas dentro de ella, asciende a 527 personas”.

“El motivo por el cual actualmente existen servidores que se encuentran cumpliendo funciones remuneradas en la Armada, luego de haber pasado a retiro, obedece a que se requiere satisfacer necesidades institucionales particulares, las que, además, exigen que quienes las cumplen cuenten con competencias y conozcan el grado de sensibilidad de la información que reciben, a fin de evitar riesgos para la Seguridad Nacional. Tales competencias dicen relación con el desempeño en el ámbito naval, tanto en cuanto a conocimientos técnicos como a experiencia en cargos”, declaró la Armada.