Fiscal Arias cuestiona a Abbott y critica que «no hay control sobre el Ministerio Público» tras ser absuelto por tribunal

0
33

Emiliano Arias le dobló la mano a Jorge Abbott y el Tribunal Hablado en lo Penal de Rancagua absolvió de forma general al Fiscal Regional, tras caer el director del Tarea Notorio en múltiples contradicciones.

Arias dijo que no hará borrón y cuenta nueva tras el episodio y apuntó sus dardos a Abbot, señalando que «no hay control sobre el Servicio Manifiesto» y que considera necesario «modificar la forma de designación del Fiscal Doméstico que ha demostrado no ser la forma adecuada».

Vale rememorar que el Fiscal Doméstico Jorge Abbott había solicitado la remoción del fiscal Arias, alegando «mal comportamiento y negligencia manifiesta».

Tras ser absuelto, las palabras de Abbott no quedarán en el espacio y el persecutor de la Región de O’Higgins, en entrevista con CNN Pimiento, aseguró: «Voy a perseguir la responsabilidad del Estado en este caso representada en su máxima autoridad el Ocupación Sabido, no por averiguar un provecho crematístico, por odio, o por venganza en contra de estas personas que han ejercido estas acciones temerarias, sino que para que lo sucedido no se repita en el futuro».

Sobre la castigo que arriesgaba si es que era notorio culpable de los cargos que se le acusaban, Arias afirmó que «hubiese tenido una pena de 61 días de suspensión», un castigo último en comparación a dos abriles apartado de su agricultura.

«El consejo de defensa del Estado incluso tiene un comité penal y una serie de cosas que uno esperaba que fueran mucho más serias a la hora de evaluar la presentación querella y agregarse a la imputación del Tarea Manifiesto por hechos que no son delito».

«No me gusta departir del Empleo Manifiesto, porque hay muchos fiscales y funcionarios que se sacan la mugre todos los días trabajando que no están ahí, en la cúpula y en la errada o mala dirección que ha tenido la institución en el posterior tiempo», comentó el fiscal regional.

Y agregó que «el estilo que instauró Abbott, de que los fiscales no hablen, a lo único que favorece es al desprestigio del Servicio Sabido».