Foxley hace su discurso más político y llama a respetar el rigor técnico y capacidad de acuerdo

0
561
loading...

C. Agurto/ S. Burgos

Alejandro Foxley se robó la película en el tiro del compendio “25 años de autonomía del Banco Central de Chile”, editado por el directivo de la División Estudios, Alberto Naudon, y el director de Comunicaciones, Luis Álvarez. Era el invitado a comentar el ejemplar… y así lo hizo, pero fueron sus reflexiones en torno a lo que hemos hecho como país lo que se llevó los aplausos de quienes lo escucharon.

Porque Foxley, ex ministro de Hacienda de Patricio Aylwin, fue duro en su observación. Partió destacando que la autonomía del Mesa Central, fue uno de los primeros ejemplos de que el  gobierno del Presidente Aylwin y los que vinieron posteriormente de la Concertación, “se tomaban muy en serio la idea fundamental  que en los temas principales  que afectaban al país, había que construir acuerdos y consensos, nadie tenía toda la verdad y había que apañarse un camino popular en los temas que definían la tangente básica del avance del país”.

Señaló que el Sotabanco Central y su autonomía, es una clase para la trámite común de Estado. “Cada vez es más urgente poner un vigor veterano en la calidad de las instituciones políticas, del Estado. Cada vez más hay una demanda por instituciones predecibles en su comportamiento, confiables que no van a tener comportamientos inesperados, que puedan generan incertidumbre e inestabilidad”.

El ex principal de Teatinos 120 aprovechó la tribuna para despellejar la desidia de capacidad para corregir problemas mal resueltos que han generado un desprestigio de las instituciones, como por ejemplo, el financiamiento de la política.

“El costo de eso es que alguna clan que está en política hizo un mal uso de esos bienes y otros usaron un mecanismo que en ese tiempo no estaba acertadamente legislado, pero hoy todos los que directa e indirectamente tuvieron algún aporte de empresas aparecen cuestionados y eso daña una institución fundamental del país. Esta es una democracia y el Congreso juega un rol fundamental para dialogar, para construir acuerdos y soluciones”, sentenció.

Evitar desvalorizar a los tecnócratas

Alejandro Foxley todavía hizo un oscilación muy crítico respecto al trato que se ha entregado a quienes se denomina “tecnócratas”. Al respecto indicó que la transparencia, el rigor técnico, están siendo desvalorizados. “Hay un intento por desvalorizar a aquellos que nos indican cómo evitar errores, como hacer las cosas perfectamente, como producir buenos resultados”.

Asimismo, hizo un musculoso llamado a evitar el peligro a la autocomplacencia, de pensar que si lo hemos hecho tan proporcionadamente durante tanto tiempo para qué cambiar.

El economista fue más allá y señaló que el problema de la autocomplacencia es que el país está en una etapa mucho más compleja que en cualquier momento de los 25 abriles anteriores. “ Yo tengo la impresión que el país debiera entrar a una segunda transición fundamental. De una economía de ingreso medio hacia una economía avanzada y a una democracia madura. La experiencia de las economías de ingresos medios en América latina no es positiva, hay países que lo hacían bien en algún momento, pero cuando llegaron a los US$ 20 mil per cápita no ha logrado ninguna pasar el umbral para convertirse en una economía avanzada”.

Foxley se explayó al respecto y advirtió que para sobrevenir el borde al progreso hay que hacer un esfuerzo longevo. “Debemos fortalecer las instituciones, tener más diálogo, capacidad de acuerdo, mirar al que piensa distinto con respeto y escucharlo con paciencia y decir cuáles son los tres o cuatro grandes temas que tenemos que solucionar bien y rápido, para que podamos mirar a nuestros  hijos, nietos y decirles, nos demoramos mucho, pero aquí tienen un buen país una mejor democracia”, concluyó.

Fuente:T13.cl

loading...