Fraude al Fisco: Señora del general (R) Oviedo reconoce que ahorraban dinero de viáticos y que nunca pagó por viajes

0
136

En un documento de 337 páginas de procesamiento que la ministra en invitado, Romy Rutherford dictó en contra del excomandante en cabecilla del Ejército, Humberto Oviedo, se reveló que él y su señora, Marianne Stegmann habían viajado a Punta Cana, Miami, Nueva York, Israel, Venecia, Berlín, Tulum y Ciudad de México gracias al Fisco.

Según el diario La Tercera, en el extenso documento Rutherford enumera algunas de las declaraciones que sirven para sostener los delitos de fraude al Fisco a Oviedo, a través del reembolso y uso irregular en dineros correspondientes a pasajes para viajes oficiales, por poco más de $ 57 millones. El relato de la señora del común (R), Marianne Stegmann Matthei, es uno de estos.

Su señora declaró en septiembre del 2019 y allí sostuvo que nunca pagó en los viajes que alrededor de con su marido cuando eran invitaciones. Sin secuestro, sobre las estadías como en Punta Cana, en un all incusive en 2010, dijo, según consta en el procesamiento, que “desconoce cómo se pagó la estadía. Señala que comentaron con su esposo hace un tiempo atrás, que los pasajes para Washington tenían un valor superior al real y a él le llegó un documento en que se le informaba de un reembolso por el Ejército por esta suma”.

Stegmann agregó que “no se señaló en el documento (en que se rendía el viaje) la estadía en Punta Cana, porque el Ejército a nadie le paga vacaciones, y que en este caso se las pagaron porque correspondía a lo que el Ejército le asignó en el total por concepto de pasajes (…). Asevera que efectivamente su marido mintió en el documento porque el Ejército no paga vacaciones, el Ejército paga pasajes solamente”.

En febrero del 2014, viajaron a Venecia, Italia, yuxtapuesto a otros altos oficiales y sus señoras, pero siquiera recuerda el financiamiento, pero que ella no pagó carencia. “Declara desconocer cómo se pagó ese viaje. Afirma que ella no pagó nada, ni por pasajes, traslados, alimentación, ni estadía, ni por ningún concepto. Entiende que su marido tampoco pagó nada y desconoce si lo pagó el Ejército”, dice el documento.

El alucinación a Venecia, que incluyó paseos por Berlín, en Alemania, y Paris, en Francia, tuvo un costo para el Ejército de $ 54 millones.

Sin bloqueo, Oviedo y su señora no gastaron el viático. “Supone que el viático es un cuartos que se debe utilizar para los gastos del alucinación en universal, si hubiese tenido que retribuir alojamiento o gastos de comida o para invitar a cierto por algún tema protocolar, ese monises se debía utilizar en esto, pero señala que verdaderamente desconoce cómo opera el tema de los viáticos, ya que sabe que el viático es personal”, dijo la señora en su manifiesto.

“No usaron ese capital con ese destino, porque estaba todo pagado, por lo que con su marido pudieron dosificar ese billete. Declara que esos dineros los destinaron a diferentes gastos, como importación de posesiones, parquedad, y gastos en universal, no recuerda con exactitud”, agrega.