Gabriel Boric y su primer millón: alta votación del candidato del FA corre las fronteras de la izquierda hacia el centro

0
34

No cerca de duda que el gran triunfador de la confusión fue el candidato del Frente Amplio (FA), Gabriel Boric. El inesperado resultado del exdirigente estudiantil y flagrante diputado por Magallanes, que con poco más de un millón de votos logró arrasar en todas las regiones del país, no solo lo deja en un muy buen pie para “seguir” en una frenética carrera por la Presidencia que comienza a desplegarse este mismo lunes y para lo cual restan solo cuatro meses, sino que evidencia asimismo que en su amplia votación ya se hicieron presentes los sectores más moderados, el progresismo, por lo que los puentes quedaron tendidos para seguir creciendo con destino a la centroizquierda. Y esto sin contar que, como pacto, Apruebo Dignidad superó por más de cuatrocientos mil votos a Pimiento Vamos, el que, a diferencia de la izquierda en todo su abano, se jugó todas sus cartas.

“Pensamos que estábamos muertos, nos dieron por muertos, pero despertamos y crecimos”. Ese es el esquema que hizo un dirigente del FA frente a los resultados aventajados de Boric en las primarias de Apruebo Dignidad, a pesar de que horas antiguamente de los resultados varios reconocieron que Daniel Jadue seguía teniendo delantera sobre el diputado de Convergencia Social, pero mucho más estrecha que hace un mes.

Por eso hubo sorpresa con el más del 60% de los votos del diputado por Magallanes, encima con una décimo que superó el millón 600 mil votos en la primaria de ese sector, lo que le confiere anciano legalidad al proceso, y da más confianza en obtener un buen resultado en noviembre. “Hemos hecho una campaña que superó todas las expectativas que todas y todos tenían”, dijo el portaestandarte en su discurso. ¿Las razones? Gabriel Boric entró tarde a la competencia, dada la indefinición de Beatriz Sánchez, en un tablas donde Jadue era el protegido natural, según las encuestas.

Por otro costado, en el Partido Comunista (PC) había confianza en que el corregidor de Recoleta superaría a su compañero de índice. Hasta antiguamente de los resultados, la autocrítica de la colectividad fue escasa, incluso en las últimas semanas donde Jadue tuvo varios tropiezos, como los debates. Sin incautación, el inspección del corregidor al triunfo de Boric –que tardó cerca de media hora– estuvo acompañado por una de las primeras autocríticas, y con un tono más convocante que las últimas alocuciones de la carta del PC.

“No es que la Concertación haya surgido a elegir a nuestra primaria, no es que la derecha haya aparecido a elegir a nuestra primaria; son nuestras propias debilidades, compañeros y compañeras, porque hasta hace solo seis meses los que estamos y las que estamos aquí nos tratábamos como adversarios entre nosotros y no estábamos unidos”, expresó Jadue sobre los resultados. El estudio en profundidad lo tendrá hoy la tienda comunista.

La previa de las cifras estuvo marcada por el nerviosismo, en específico cuando comenzaron a cerrar las primeras mesas. Igualmente hubo harto “parche antes de la herida”. En sectores del FA consideraron que los errores de Jadue en la última semana de campaña ayudaron al triunfo, pero asimismo a suscitar ciertos resquemores en el coalición, todavía por el emplazamiento que hizo Jadue a Boric por la Ley Antibarricadas. A inteligencia de personeros frenteamplistas, no se trató de problemas tácticos de campaña, sino que de un problema del candidato y el comando. “Todas las ideas que pensábamos de por qué Jadue no debía ser Presidente, se cumplieron”, admitió un dirigente del coalición.

En el PC, en tanto, sostuvieron que en un eventual triunfo del corregidor de Recoleta en la primaria, tanto Boric como el Frente Amplio debían responsabilizarse de juntar la campaña y al mundo que convocó la primaria, y trabajar en un programa de amplitud que permitiera “derribar ese fantasma del anticomunismo”. Esto, porque en el Partido Comunista apuntaban a si el Frente Amplio se cuadraría sin dudas tras Jadue, tal como lo haría el PC por Boric, como un partido más disciplinado, contra un conglomerado –el FA– que tiene persistentes diferencias internas.

Con todo, en el FA apostaron algunos a revisar qué voces del PC se podrían sumar a la campaña. Ahí ven con buenos luceros a quien fue vocera de Jadue, Camila Vallejo. En el Partido Comunista, en tanto, aseguraron que debe ser Boric quien decida, que no está ahí la atención de los comunistas, sino en trabajar en todas las áreas para un triunfo de Apruebo Dignidad en noviembre.

En ese contexto, uno de los focos será el programa conjunto, para lo que se reunirán estos días los equipos programáticos. Ahí podrían generarse tensiones porque, si proporcionadamente hay coincidencias mayoritarias en el programa, todavía hay matices en algunas temáticas que podrían crear fricciones. La premisa, coinciden en los dos sectores, es cuidar Apruebo Dignidad, para darle proyección a una hegemonía de izquierda que se comenzó a instalar con la sufragio de constituyentes, reconfigurando el plano de la concurso.

La opción que le puso acelerador a la DC

El peor proscenio para la DC se cumplió: Gabriel Boric, que le disputa votos a la centroizquierda, y Sebastián Sichel, apoyado por exdemocratacristianos, partido al que perteneció. Si acertadamente la idea era esperar hasta agosto, muchos en la Democracia Cristiana lo ven difícil y admiten que este resultado los obliga a acelerar la proclamación de una candidatura presidencial de Yasna Provoste. El jueves es la cuenta pública del Senado, donde, como presidenta, Provoste estará a la habitante. Luego de eso, es posible la proclamación.

“El resultado no nos deja otra opción que proclamar lo antes posible a Yasna, si no, entramos con desventaja a la presidencial. Ahora, el primer paso es ver cómo llegamos a una candidatura única con el resto de la centroizquierda, que no sé si va a ser tan fácil”, reconoció un personero de la DC. A eso se suma la tarea de atraer al voto independiente de centroizquierda que pudo irse a Boric o Sichel, delante la incapacidad de conservarse Pelotón Constituyente a unas primarias legales.

En este contexto, el Partido Socialista ha insistido en una primaria, no así la DC, que argumenta poco tiempo, pocos fondos. La idea de varios en la DC es que Provoste sea nombrada como carta ungida de Dispositivo Constituyente, a través de acuerdos, donde Narváez debería tomar partido su opción a La Moneda. Todo se complica porque están en plena operación las negociaciones parlamentarias. En el comando de Narváez descartaron esa opción y no desechan la posibilidad de ir directamente a la primera reverso si no hay medición ciudadana, pese a que en su colectividad otros no niegan que pueda bajarse. De ocurrir ese tablado, en la ex Concertación temen encontrarse empujados a cuadrarse tras Boric, para no diluir un triunfo delante la derecha.