Gabriel Cañas habla de su papel como Horacio Möller: “Es la lacra de la sociedad sin ser malo”

0
745
loading...
loading...

En las últimas semanas, los seguidores de “Perdona nuestros pecados” han gastado en la teleserie nocturna el excelente desempeño del actor a cargo de interpretar a Horacio Möller.

El consorte de María Elsa ha protagonizado varios conflictos al interior de la historia, pues no solo traicionó a su hermano Carlos al enamorarse de su mujer, Augusta, sino que encima supimos recientemente que estuvo en la cama con la esposa de su padre, la misma confusión en que fue asesinada y a pocas horas de haberse casado.

Sin duda, Gabriel Cañas está tomándose muy en serio su papel. Una interpretación que ha sido un desafío para su carrera, dando vida a un personaje que necesita entender más que acreditar, según comentó al portal de Mega.

“Todos los personajes de la teleserie se las dan de nobles y en verdad dejan puras embarradas. Como que son todos buenos y malos a la vez, y corresponde a una temática muy actual”, señaló inicialmente.

Respecto a su papel en la producción, asegura que “Horacio tiene varios motores. Uno de ellos es que él es una persona que tiene otra moral, una que no corresponde a la época… De hecho, Horacio tiene la enfermedad de ser hipersexual”. Otro punto importante que define su descarado ejecutar son los vicios: “Empieza a refugiarse en el alcohol… Lo vemos más ofuscado, más reprimido, y cuando le sumamos copete, pierde la conciencia. Y ahora con lo que hizo, no tiene familia”.

Respecto a lo ocurrido con Elvira Undurraga, Cañas cree que ese acercamiento avala a las visiones similares que los dos tenían, muy liberales y adelantadas a su tiempo. “Ellos no se amaban y no tenían una relación. Lo hacen por satisfacer presiones y necesidades momentáneas. Entre el alcohol, la borrachera, no lo pensaron, lo hicieron y nunca pensaron que alguien los iba a pillar”, revela el actor.

Gabriel Cañas adelanta que veremos escenas donde quizás entendamos a Horacio, pero está siempre presente el hecho de que el tipo es un descarado. “Es muy interesante apreciar la violencia que hay en él. Cuando pasan cosas fuertes despiertan cosas que son súper secretas de las relaciones humanas y eso me interesa recalcar y retratar en el personaje”, dice.

En cuanto a las buenas críticas por su desempeño y la inspiración para dar vida al hijo longevo del corregidor de Villa Ruiseñor, el profesional revela que tiene varios referentes. Uno de ellos es el lujurioso de la mitología griega. “Es quien inspira la imagen del diablo en la civilización católica, que hasta el día de hoy lo vemos con patas de chiva y cachos. Pero es un lúbrico que tiene ocultos todos los deseos del hombre. No tiene el mal, sino las cosas que nos dan vergüenza: lo que nos cuesta aceptar y mirar. Horacio es un personaje que habita en eso. Él es la marca de la sociedad sin ser malo, él es así no más”, concluye. 

loading...