Gabriel Cañas y el desafío de interpretar a un cocainómano: “Hay un trabajo colectivo importante”

0
380

El actor que da vida a Horacio Möller en “Perdona nuestros pecados” sigue sacando aplausos en las redes sociales adecuado a su impecable desempeño en la teleserie.

El personaje a cargo de Gabriel Cañas se ha mostrado cada vez más hundido en la miseria luego de que sus errores y debilidades fueran quedando expuestos. Sin bloqueo, su esposa se mantiene firme a su costado, comprendiendo que él está enfermo y que necesita ayuda.

A pesar de tener descubierto que consume cocaína, María Elsa lo ayudó a escapar de la policía en el final capítulo emitido, luego de que Carlos decidiera acusarlo y tratar de que lo encarcelaran.

Las escenas en que aparece drogado y variado han sorprendido a la audiencia, que rescata lo veraz de su recital.

Y el mismo Gabriel señaló al diario Las Últimas Informativo que se inspiró en el actor hollywoodense Gary Oldman para estas escenas. Con su papel de agente corrupto y enganchado en la película “El perfecto asesino”, se convirtió en un serio referente para el chileno, quien encima define ese filme como uno de sus favoritos.

Pero el crédito no solamente es suyo, asegura. “Hay un trabajo colectivo importante, porque el equipo de maquillaje me ayuda mucho. Todo es muy sutil: el banco de los labios, el color de la piel y las ojeras”, dice Cañas, pero agrega que el longevo desafío es cincelar las escenas de guisa desordenada. “Ahí el equipo de continuidad me ayuda en la dirección de mi interpretación”, revela.

Encima, comenta su deseo de difundir una advertencia en el manifiesto, sin que su personaje pueda ser clasificado como malo o bueno, pues su construcción hace narración al mito ininteligible del dios Pan, centro hombre y fracción chiva. “Una víctima de sus propios deseos e inmoralidad. Este personaje representa los deseos ocultos de la sociedad. No es que haga cosas malas, sino que se atreve a ir hacia la sombra”, explica el actor.