Gabriel Salazar admite que le “impacta” que la Arcis fuera “autodestruida por la izquierda”

0
414
loading...
loading...

El historiador Gabriel Salazar, Premio Doméstico de Historia, se refirió en duros términos al suspensión de la Arcis,  acusando responsabilidad de la izquierda.

“Fue una frustración espacioso, porque la Universidad Arcis era un plantel de izquierda que fue autodestruido por la izquierda, eso me impacta“, dijo en entrevista con La Tercera.

Encima, recordó que la universidad era “un plan cristiano, vinculado con la izquierda, que recogía un profesorado que había sido expulsado de otros planteles y que se nutría de una pubescencia contraria (…) Este plan era inédito en Pimiento; con esto, por fin, la izquierda hacía poco por sí misma y para sí, no agarrándose del Estado. Por eso la pérdida, cerrar esto, es un tremendo ataque”.

Asimismo, el historiador recuerda que los problemas de delegación empezaron en los abriles ’90, cuando se consolidó como instituto y, luego, como universidad, por lo que fue necesario aumentar la inversión de haber. Cuando llega el Partido Comunista con un aporte de 480 millones de pesos, anejo con Max Marambio que igualmente venía con un haber similar, “iniciaron una política de querer controlar el plantel en todos sus aspectos y comenzó entonces la presión para que cierta gente se fuera y lo hicieron con métodos que no me gustaron. En el fondo el PC quería controlar internamente la universidad, pero no tenía una política académica o universitaria nueva”.

“Los representantes del PC ahí eran Juan Andrés Lagos y Daniel Núñez. El otro era el mismísimo Max Marambio. En ese periodo soy desvinculado y luego otros fueron expulsados. Ahí la Arcis comenzó a perder calidad, se acabó la expansión de matrícula, que comienza a apearse lentamente, y con ello igualmente los ingresos“, dijo.

Allí se empezó a perder alumnos y entre el 2012 y el 2013, “los capitalistas se van, retiran sus fondos y el hecho es que al hacer eso quebraron la institución y esta no se pudo recuperar”.

Para Salazar, la intervención de un administrador provisional fue una “sufrimiento y una homicidio progresiva” y ya veía que el plantel terminaría cerrado. Con respecto a la responsabilidad del administrador y del Mineduc en el cerradura de la casa de estudios, el historiador afirmó que “no podemos echarle siempre la culpa el Estado”.

“En primer lugar, tenemos que pensar por qué el resto de la izquierda no se preocupó de salvar a la Arcis. Claro, necesitaba plata y eso era un problema, pero pudo haberse hecho cualquier cosa para juntar fondos. La gente, los ciudadanos, los partidos podrían haber hecho algo para salvarla, porque hoy no hay ninguna universidad progresista, están todas impregnadas con esta cultura neoliberal de la competencia, la carrera académica, la jerarquía, competir con el otro, etcétera”, agregó.

loading...