Gasta más de 20 mil dólares en un videojuego; eran los ahorros de sus padres

0
109

Un muchacha gastó más de 20 mil dólares para invertirlos en un videojuego. El problema no es que haya usado una enorme cantidad de capital en su vicio, lo verdaderamente preocupante es que se trataba de los ahorros de sus padres. Ahora el pequeño tendrá que ponerse a trabajar para ayudar con los gastos de la casa.

El señorita de 17 abriles, cuyo nombre se desconoce, es originario de la India, y gastó rodeando de 21, 433 dólares en transacciones bancarias desde al cuenta de sus padres para cambiar en el videojuego Playerunknown’s Battlegrounds (PUGB).

Todo indica que el fresco hacía estos movimientos a través del teléfono de su madre, el cual usaba para sus estudios en tilde, lo que le permitía tener acercamiento a las cuentas bancarias y utilizó el billete para hacer mejoras a su personaje. En menos de un mes, el verde ya había usado todos los ahorros de sus padres, quienes se dieron cuenta una vez que llegó el estado de cuenta a su hogar.

Los señores pronto se dieron cuenta que el hacienda destinado para gastos médicos, fondo de previsión y fondo de estudios ya no existían, la cuenta estaba en ceros. Todo indica que el verde transfería el monises a diferentes cuentas y eliminaba los mensajes para que sus padres no notaran los movimientos, pero bueno, como dicen las abuelitas: todo cae por su propio peso.

control

Lo que el pequeño no pensó es que, eventualmente, el estado de cuenta terminaría por delatarlo, y cuando lo hicieron los padres se enfurecieron con él, y decidieron que el castigo sería ponerlo a trabajar para que pague su enorme deuda y aprenda a apreciar el valencia del mosca y lo difícil que es ganarlo.

Ahora el bisoño trabaja en un taller reparando scooters y motocicletas, lo que no le da mucho, pero al menos aprenderá la disertación de una forma que lo marcará de por vida. Su padre cree que fue la mejor audacia:

“No puedo dejar que se quede inactivo en casa y no puedo darle un teléfono móvil ni siquiera para los estudios. Está trabajando para un taller de reparación de scooters para darse cuenta de lo difícil que es ganar dinero. Ahora no tengo esperanza, ya que el dinero se ahorró para el futuro de mi hijo y ya no existe”.

joystick

Miren que fue hasta tonto, se gastó el peculio con el que los padres tenían pensado enviarlo a estudiar una profesión. Por lo pasado ahora se tendrá que restregar con sus propias uñas y por una tontería… Pero bueno, su problema.