Gendarmería informa que siete funcionarios están contagiados con coronavirus y detalla su plan de contingencia para evitar reos afectados

0
158

Este viernes, Gendarmería de Pimiento informó que siete de sus funcionarios están contagiados con coronavirus.

“Tenemos siete funcionarios con Covid-19 a nivel nacional. La mayor cantidad se presenta en la Región de Ñuble (4), son funcionarios que no trabajaban en recintos penitenciarios sino que en lo hacían en la dirección regional y que fueron contagiados fuera del área laboral”, dijo el coronel, Eduardo Muñoz, inspector eficaz de Gendarmería de Pimiento, a radiodifusión Bío Bío.

Cercano con los de Ñuble, Muñoz agregó que tienen “tres casos en Biobío (3), que siquiera son de establecimientos penitenciarios”, por lo que asimismo corresponderían a trabajadores administrativos.

“Hasta ahora hemos tenido un flujo de funcionarios, que hecho los test se comprobó que salieron negativo, por lo que han salido de ese aislamiento por sospecha, si no hay resultado, ellos siguen en aislamiento”, explicó Muñoz.

De acuerdo a Muñoz, desde antiguamente que empezara la pandemia, en concreto desde el 24 de enero pasado, la institución comenzó con la implementación de un plan que, hasta ahora, ha evitado que los internos estén contagiados.

“Tenemos un plan integral de contingencia de cinco etapas, que desde la última semana de febrero hemos estados implementando este plan a nivel nacional en los 83 recintos penitenciarios que administra Gendarmería del sistema penal cerrado”, dijo Eduardo Muñoz.

Las cinco etapas del plan de Gendarmería son planificación, de implementación y las etapas de control nivel 1,2 y 3.

En la primera, desginaron monitores, se realizó una campaña interna sobre el Covid-19, se confeccionó un manual interno de procedimiento, se levantaron los insumos existentes, se realizó un catastro de sectores para aislamiento preventivo y se inicio un despacho doméstico de productos relativos a la protección contra la pandemia.

Adicionalmente el personal de trato con encuentro tiene que usar guantes, mascarilla, guantes, bebida gel y termómetro infrarrojo para repasar temperatura de los visitantes.

Tras el primer caso, se activó la etapa 2, en la que se encuentran actualmente. Entre las medidas, se ordenó disminuir el flujo de visitas, a una vez por semanas y por un mayor de dos horas. Todavía se diminuyó la cantidad de visitantes, de cinco a dos personas y se prohibió el ingreso de embarazadas, lactantes y tercera antigüedad.

En caso de que se contagie un reo, Muñoz explicó que “el protocolo que se implementa es el mismo que establece la autoridad de salud. El tratamiento de salud es el mismo que se le puede dar a una persona que está extramuros”.

“En caso de sospecha se le deriva a un centro de salud externo y son los profesionales de la salud quienes determinan lo que hay que seguir. En algunos casos, se le aplican los test, vuelven a los recintos penitenciarios. Nosotros los mantenemos aislados”, destacó.

Entre otras de las medidas están la sanitización de recintos penales y de los vehículos de traslado de reos; y se ha restringido el traslado de entre establecimientos penitenciarios.