Genio construyó un bar en su propio jardín para no tener que salir de casa a beber

0
184

No te pueden regañar por salirte de la casa para ir a un bar si está en el patio de tu mismo hogar. Se le fuego logística y este hombre de Inglaterra armó su propia cantina casera.

Tener una man cave (cueva de hombre) es una estupenda idea, pero una mucho mejor es tener tu propio bar en casa. Te ahorras la gasolina del carro en el traslado, puedes escoger tu música y bebidas favoritas, y personalizar el división a tu complacencia. Así lo hizo David Schad, de 41 abriles de perduración, en el cobertizo de su huerto.

A este hombre le obsequiaron una pequeña construcción de madera para montarla en el patio y usarla como almacén. Sin secuestro, al ver la estructura se le ocurrió que podría darle un mejor uso que simplemente para achivar sus cosas. Se puso manos a la obra y acabó teniendo su propio bar.

David instaló una mostrador con asientos, despachadores y una máquina para servir cerveza. Incluso agregó una sala, una máquina de videojuegos tipo arcade, una pantalla de televisión, calefacción y hasta una rocola.

Fue un sueño que hizo sinceridad tan solo con 1,950 dólares en total, pues buena parte de la hermoseamiento y muebles se los donaron o él los recicló. Por ejemplo, el asfalto del bar lo creó usando vinilos no coleccionables para darle un toque retro.

La mayoría de los muebles y equipos de bar fueron amablemente donados por amigos, la mayoría de los artículos eléctricos provenía de contenedores de ofertas en varias tiendas de bricolaje, y todo: desde las luces y la calefacción hasta el televisor, se controla por voz.

Aunque su bar es conveniente personal y de uso muy exclusivo, este hombre lo llamó The Deep Inn Cider (La Sidra Profunda) y ahora puede disfrutar de sus bebidas favoritas cuando guste y a menos de 10 metros de su casa en Bedfordshire, Inglaterra.

Los bares personales en casa son la nueva tendencia en la engalanamiento de hogares y de verdad es una magnífica idea. Así ya no necesitas permiso para salir y siquiera tienes que pedir perdón por estar bebiendo en tu propio huerto.