Gobierno de Colombia y el ELN se sientan a negociar la paz

0
438
loading...
loading...

AFP

El gobierno de Colombia y la última banda activa de ese país, el ELN, empiezan este miércoles a negociar a puerta cerrada un acuerdo de paz en Ecuador, tras la mediática ceremonia inaugural de la víspera.

“Mesa con Eln nos llena de optimismo. Nuevas generaciones y víctimas merecen que diálogos avancen y alcancemos la paz completa”, escribió en Twitter el presidente Juan Manuel Santos.

Flamante Nobel de la Paz por el pacto firmado en noviembre con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC, marxistas), el mandatario escudriñamiento negociar un acuerdo similar con el Ejército de Escape Doméstico (guevarista) para poner fin a más de medio siglo de eliminación interna.

“Este no será un proceso exprés, pero tampoco de discusiones interminables”, advirtió sin secuestro Santos, que dejará el poder en agosto de 2018.

El martes por la tarde, posteriormente de tres abriles de contactos secretos y varios meses de retraso, delegados de su gobierno y de la maquis instalaron formalmente las negociaciones en una elegante hacienda jesuita a las periferia de Libre, delante más de 60 medios de comunicación nacionales e internacionales.

“Estamos ante la oportunidad de, por fin, pasar la página de la guerra”, dijo el presidente negociador del gobierno, Juan Camilo Restrepo, en una tarima en la que incluso estaban representantes de los garantes Ecuador, Brasil, Pimiento, Cuba, Noruega y Venezuela.

 “Enfrentamiento fratricida” 

“Aquí acudimos dispuestos a lograr una salida política. Nos alienta la esperanza de la mayoría de los colombianos de ponerle fin al enfrentamiento fratricida”, declaró por su parte Pablo Beltrán, nombre de supresión de Israel Ramírez, patrón negociador de los rebeldes.

Ambas partes se sentarán a combatir a partir del miércoles a puerta cerrada en esa hacienda de Sangolquí, aunque poco se sabe de la dinámica de las negociaciones y mínimo de su duración.

En Ecuador se celebrarán la primera y la última ronda de negociaciones. El resto se prevé en los otros países garantes.

Las conversaciones, con una memorándum de seis puntos, se iniciarán con dos temas de forma simultánea: “las dinámicas y acciones humanitarias”, y “la participación de la sociedad en la construcción de la paz”.

En una sobria ceremonia de menos de una hora de duración, delante 150 invitados, el gobierno planteó el tema de la retención de personas por parte de la maquis, que ha mantenido en suspenso el inicio de las conversaciones.

“Sin esta decisión (de renunciar al secuestro) por parte del ELN, será muy difícil avanzar en la construcción de acuerdos”, advirtió Restrepo.

Mientras, el ELN pidió al gobierno que asuma su “responsabilidad” en la conflagración interna que ha desangrado a Colombia y ha involucrado a guerrillas, paramilitares y fuerzas estatales, dejando 260.000 muertos, 60.000 desparecidos y 6,9 millones de desplazados.

“Optimismo moderado” 

“En el discurso de Beltrán, el ELN se reconoce como victimario y van a pedir perdón y le piden al Estado y a los demás que también pidan perdón. Esto es un paso adelante”, explicó a la AFP Ariel Avila, de la Fundación Paz y Reconciliación.

Para Frédéric Massé, politólogo de la bogotana Universidad del Externado, “la ceremonia invita a un optimismo moderado, porque a pesar del tono apaciguador de las declaraciones, las dos partes se mantienen firmes en sus posiciones”.

La instalación de la mesa con el ELN, insolente en armas desde 1964 y única banda activa del país -con unos 1.500 combatientes y varios miles de milicianos-, coincide con la implementación del acuerdo con las FARC, que demoró cuatro abriles en firmarse.

Pero las dos partes insisten en que los dos procesos son independientes, pues se trata de dos organizaciones distintas: el ELN tiene una estructura federada y cuenta con una viejo almohadilla social que las FARC, cuya estructura ha sido más enhiesto y ha tenido decano capacidad de fuego.

El afectación de las FARC en las negociaciones de paz estuvo en el mejora campestre y la repartición de tierras, mientras que el del ELN es la décimo de la sociedad en los diálogos.

“EL ELN tiene reivindicaciones un poco más fundamentalistas que las FARC (…), quiere cambios mucho más profundos. No se presenta como un representante del pueblo, sino como un mediador. “, explicó Massé, habituado en conflicto armado.

Fuente:T13.cl

loading...