Gordito pasa vergonzoso momento en un avión; eso lo hizo cambiar su vida

0
93

Todo el mundo tiene un punto en el que tiene que hacer un esfuerzo por cambiar y adaptarse o expirar. Para Tony Bussey ese momento fue cuando tuvo que desocupar por un incendio y adecuado a su enorme tamaño no vivió la experiencia más terrorífica sino la más vergonzosa de su vida.

A lo dispendioso de los abriles Bussey, un canadiense que vive en Alberta, había acumulado muchos kilos al escalón de tener que usar dos asientos en un avión al ser evacuado por las llamas que consumían la zona donde vivía. La experiencia lo obligó a prometerse a sí mismo descender de peso y descontar sus 257 kilos a un peso saludable.

Su historia es una muestra de que Bussey tiene una enorme fuerza de voluntad. En 2016 el dominio donde estaba su casa tuvo que ser evacuada por un incendio. Bussey y sus vecinos regresaban a su rutina cuando pensaban que el fuego había pasado pero luego regresó con longevo fuerza.

incendio

Entonces fue necesario admitir aviones para solucionar rápidamente. Pero Bussey era tan hinchado que no podía ponerse ni sus zapatos o sus pantalones talla 66. Este era un ejemplo más de toda la atención que requería Bussey por su cuerpo, pero no era nuevo para él hasta que tuvo que subirse al avión.

avion

Bussey tuvo que acomodarse dos asientos del avión y físicamente impidió que algún más fuera evacuado en el asiento de a costado. Eso fue poco que lo hizo cambiar:

gordo

“Todo el tiempo pensaba: ‘la esposa de alguien, el esposo de alguien, el familiar de alguna persona está esperando que su mamá o papá o sus seres queridos lleguen a casa pero no sucederá porque yo soy demasiado gordo para ocupar solo un asiento’. Eso me afectó profundamente”, dijo a CBC News.

gordo

Inmediatamente decidió aparecer a perder peso. Cuando llegó al cuarto de hotel donde se hospedo temporalmente ya no se comió la piel del pollo y comió verduras en motivo de papas fritas.

Empezó a caminar para ejercitarse y gradualmente fue incrementando la duración de su entrenamiento cinco o diez minutos cada vez. “Se fueron 148 kilos. Todos naturalmente. Sin cirugías, ni nada. Solo cuidaba lo que comía y caminaba”, dijo. “Básicamente cambié a una dieta de pocas calorías y muchas proteínas”.

gordo

“Hace dos años apenas podía caminar hasta mi auto”, dijo. “Ni siquiera cabía dentro del auto”. Ahora planea valer un maratón. “El fuego y toda la destrucción que causó, extrañamente salvó mi vida”. El hombre ahora exploración remover 10 kilos de piel que quedó en exceso resultado de su increíble transformación.

gordo

gordo

“Siempre hay esperanza. Tenía 41 años cuando empecé y pesaba casi 280 kilos. Si yo pude hacerlo, cualquiera puede”, dijo.

gordo

flaco

flaco