Gratuidad, migrantes y aborto: las definiciones de Alejandro Guillier

0
707
loading...

Por Lorena Ferraro

“Un amigo mío en una columna usó un concepto que a mí me gusta mucho. Dijo que lo único que se podía proponer de (Alejandro) Guillier hasta ahora es que tenía ‘buen allá’. Que hay que esperar que se acerque un poquito más (…) Hay que ver cuando se acerque si es positivamente la persona que la gentío quiere para que sea Presidente”. 

En el programa “En buen chileno” -este lunes en Canal 13- el director ejecutor de Autonomía y Mejora, Luis Larrraín, resumía con esa frase la figura del senador por Antofagasta, que en medio de un cuadro generalizado de descontento y desconfianza en la política, logró posicionarse en diversos sondeos de opinión como el político mejor evaluado por la ciudadanía. 

En medio de una herido generalizada, Guillier fue medido por primera vez en la indagación CEP entregada esta semana e irrumpió como el político mejor evaluado, con un 44%. En el ranking político T13-Cadem de agosto -dado a conocer esta semana- el parlamentario recuperó el primer lugar: subió de un 54% a un 56% y superó a los diputados Gabriel Boric y Giorgio Jackson. 

Esto, en momentos que el Partido Radical apuesta por convertir al periodista y senador independiente en su candidato a La Moneda, por lo que centrará su campaña para las municipales de octubre en la imagen de Guillier. 

La frase de Larraín en el programa fue secundada por otro de los panelistas, el director de The Clinic, Patricio Fernández. “Guillier gusta porque no ha existido lo suficiente. Gusta porque no ha tenido una historia explícita”, despachó al canción, reflejando un diagnosis que está instalado igualmente en sectores de la Nueva Mayoría. 

Si en lo humano abundan calificativos como  “correcto”, “decente”, “caballero”, entre sus pares a la hora de referirse al senador -Camila Vallejo dijo que pensaría en elegir por él porque le parece “honesto”-, políticamente la mayoría le reconoce un mismo lado: el desconocimiento en torno a sus definiciones políticas.  

“Como dirigente político casi no lo conocemos, y su trayectoria como periodista no baste para evaluar su capacidad como candidato presidencial”, dijo la semana pasada el diputado Daniel Núñez.

Este martes, en tanto, el senador Guido Girardi indicó a T13.cl que “es una persona de la dimensión humana personal muy respetable, empática y ha tenido un proceso legitimado (…) Para una persona como yo y igualmente para muchos ciudadanos, tiene igualmente que ver con cuál es su propuesta para el futuro, cómo se moderniza Pimiento, cómo se construye un país más igualItario (…) Tiene todas las condiciones, lo que desliz y es poco que seguramente si tiene interés lo va a sugerir, cuál es su esquema de sociedad”.  

En el conglomerado coinciden todavía en que una de las debilidades del parlamentario es el “desmarque” que sienten desde su parte con destino a la política tradicional y lo que interpretan como un “rechazo a las lógicas partidarias”, lo que conlleva una error de redes políticas. En esa recta, destacan que tradicionalmente Guillier almuerce con sus equipos en el pavimento 15 del Senado y “no comparta muchos” con sus pares.  

Entre los senadores del Partido Socialista, por ejemplo, existe un mal conmemoración delante la atrevimiento del parlamentario de no integrarse a su bancada como independiente, una vez que fue electo por Antofagasta en 2013. En la tienda dicen haberlo apoyado con equipos humanos y fortuna. En la presente, de hecho, pertenece al comité parlamentario de Amplitud e Independientes.  

Sociólogo y periodista, nacido en La Serena, Guillier alcanzó notoriedad pública por su actividad en los medios sociales de comunicación, especialmente en radiodifusión y luego en televisión, donde ingresó a inicios de los 90 consagrándose en programas de corte informativo como Documentación Peculiar, Medianoche, y la conducción del noticiero central 24 Horas, a lo que se sumaría abriles a posteriori su rol como hombre áncora de Tolerancia 0. 

En 2006, y como presidente del Colegio de Periodistas, Guillier generó polémica al adscribir de “lumpen uniformado” a las fuerzas especiales de Carabineros que repelieron con fuerza una marcha de paro convocada en mayo de ese año por los estudiantes secundarios. 

Gratuidad universal, inmigrantes, monstruo

En medio de la campaña senatorial, Guillier asumió un duro discurso respecto del ingreso de colombianos a Antofagasta. “La llegada de migrantes está deteriorando la calidad de vida de los antofagastinos”, ha sido una de las frases de su discurso, relacionado -a su entender- con la congestión en servicios básicos de la ciudad y poniendo ceremonia todavía en la delincuencia. 

En materia valórica, Guillier ha calificado como “conservadora la reforma” que impulsa el gobierno en engendro, que se traduce en las despenalización de tres causales: peligro para la vida de la madre, inviabilidad del feto con carácter venenoso y gestación por violación.

Desde el Senado, en tanto, ha asumido un discurso a auspicio de la causa mapuche. En sus intervenciones se ha manifestado “por la necesidad imperiosa de que Chile proceda a un reconocimiento constitucional” asumiendo “que la tierra es un factor que influye aquí de manera decisiva, que fue despojada a muchas comunidades arbitrariamente por el Estado u organismos del Estado”. 

Crítico del control preventivo de identidad despachado en abril pasado por el Congreso -que otorga a las policías la maña de controlar la identidad de personas mayores de antigüedad en lugares públicos- votó en contra de la iniciativa e incluso presentó una reserva de constitucionalidad. Esto en el situación de la memorándum corta antidelincuencia. 

“Cuando los policías tengan algún antecedente que les permita inferir que una determinada persona tiene una orden de detención pendiente, la verdad es que salvo que tengan telepatía no veo cómo eso podria ocurrir”, dijo en su intervención en el Senado, apuntando a la “discriminación” de la norma. “¿Dónde van a encontrar esos indicios? Les puedo sospechar que eso se va a asociar con determinados barrios, condiciones sociales, edades, etc. Sin un nuevo indicio, se puede proceder al registro de la vestimenta, equipaje o transporte de una persona. ¿Se dan cuenta de la humillacion que puede significar esto en la vía pública?”, agregó.

El senador ha planteado matices con la Nueva Mayoría en materia de gratuidad universal. “El gobierno tiene muy buenas intenciones, pero mala trámite. Estoy de acuerdo con la gratuidad, pero no sé si universal. Es evidente que el país no tiene la capacidad de beneficiar a todos“, ha sido su postura en el curso de la discusión de la reforma. 

“Me pasaron un gol”

En abril de este año Guillier debió contraponer una de sus votaciones polémicas en el Parlamento luego de que se diera a conocer la aprobación, por parte de la sala del Senado, de una norma que sancionaba con penas de gayola las filtraciones en las investigaciones judiciales, y que reabrió el debate en torno a posibles sanciones penales a la prensa.

“Me pasaron un gol con la norma de filtraciones, fue mi error porque no tuve el celo suficiente para revisar todo”, fue la excusa que dio el senador, y que no cayó aceptablemente entre algunos senadores. 

Otro de sus flancos, dicen en círculos políticos, estaría en la discusión en torno a las isapres. A inicios de agosto, en radiodifusión Concierto, dijo que fue un error aparecer en un spot a auxilio de dichas instituciones. “Fue un error, una imprudencia porque era una persona pública”, indicó, aludiendo a que en 2006 participó de una campaña publicitaria en cines, en que destacaba la operación del sistema de a 25 abriles de su inicio 

En el Congreso han puesto atención adicionalmente a la posición del periodista sobre las mejoras al sistema de pensiones, en momentos que La Moneda llamó a un acuerdo doméstico que permita mejorar las jubilaciones.

Los cambios al maniquí serían uno de los ejes de la próxima campaña presidencial, y Guillier y muchos recuerdan una dura intervención, en 2014, en que calificó como “inconstitucionales” las AFP en una sesión singular en el Senado. “No es posible hacer una reforma de un sistema viciado en su origen y lo que corresponde al país es entrar en la discusión de un sistema previsional que responda al Estado de Derecho y que sea coherente con el ordenamiento institucional de la República”, indicó. 

Entre sus banderas de lucha, el senador por Antofagasta ha insistido en el combate a la centralización, acusando que el centralismo del país afecta en materia de empleo -entre otras- a la zona que representa. 

Fuente:T13.cl

loading...