Greenpeace acusa negligencia de empresa minera perteneciente a Grupo Luksic por derrame de ácido en Mejillones

0
532
loading...
loading...

“Aún no se presenta ningún funcionario público de las carteras regionales de Salud para dar la cara por el tema del consumo de los alimentos del mar contaminados, ni el Seremi de Medioambiente para reconocer el impacto de esta situación en la fauna marina. No hay entidades gubernamentales que se pronuncien sobre el tema. Estamos a la espera de una respuesta de la Fiscalía para que se haga cargo de esta situación”, alegaron pescadores de Mejillones, tras el derrame de ácido sulfúrico que el mes pasado afectó a Mejillones.

A pesar de que en un primer momento el número pasó desapercibido, incluso para las poblaciones afectadas, en las últimas semanas se filtró la informe que la operación de descarga de ácido sulfúrico para ser utilizado por Minera Centinela -perteneciente a Antofagasta Minerals del Orden Luksic- produjo un derrame de 2.400 litros tras la rotura de un tubo en una embarcación en el terminal de ácido de caleta Michilla, sito al norte del casa de baños Hornitos, en la Región de Antofagasta.

“Las aguas de Mejillones fueron contaminadas por la negligencia de una empresa minera que esta vez derramó un tóxica sustancia como es el ácido sulfúrico, poniendo en riesgo el ecosistema del lugar y la salud de los habitantes. Se deben exigir las medidas necesarias serias para evitar que los derrames sigan ocurriendo en nuestros mares”, indicó Mauricio Ceballos, vocero de Greenpeace.

Hasta el momento, el Terminal Oceánico Michilla, mediante una afirmación de prensa, ha explicado que efectivamente hubo una filtración, aunque ésta habría sido de casi nada un minuto, añadiendo que “las condiciones en la costa de Antofagasta son normales” y que se detuvieron las operaciones del terminal.

Por su parte, el Seremi de Medio Circunstancia, Felipe Lerzundi, consultado por el tema ha dicho que no está en el interior de sus facultades fiscalizar estos hechos, pero que igualmente “se controló la emergencia y no se autorizará la operación hasta que se demuestre que no volverá a ocurrir un derrame de ácido”.

El ácido sulfúrico se ocupa en minería para soportar a promontorio el proceso de lixiviación, proceso hidrometalúrgico que permite obtener el cobre de los minerales oxidados que lo contienen, aplicando una disolución de ácido sulfúrico y agua. En definitiva, se trata de una sustancia química corrosiva, que produce vapores en extremo tóxicos para el dominio y la lozanía de las personas. De hecho, produce quemaduras graves, adicionalmente de irritar vías respiratorias, oculares y mucosas. Y su contacto con el mar es especialmente enredado, ya que el ácido sulfúrico destruye toda materia orgánica.

“La Fiscalía de Mejillones junto a las autoridades marítimas deberían estar investigando las responsabilidades y las precisiones sobre el impacto ambiental que pudo haber generado el derrame en la fauna marina de la zona, aún no tenemos respuesta y exigimos sanciones para los responsables. La municipalidad de Mejillones recabó antecedentes de esta situación mediante un registro fotográfico que da cuenta de la situación del lugar. Tenemos pruebas que el derrame tuvo impactos en la fauna del lugar”,  dijeron las organizaciones ambientalistas lo

loading...