Grupo de amigos peruanos acuden disfrazados de cervezas a recibir la vacuna contra el Covid-19

0
68

Las campañas de inoculación rodeando del mundo nos han dejado momentos cómicos hasta para aventar al Gloria. Cómo olvidar a aquellos machos que, por más rudos que se veían, terminaron llorando frente a la jeringuilla de la inyección o los personajes que salieron a amparar la seguridad de los vacunados como, en el caso de México, Susana Distancia y el panda Pandemio, que frente a un animación tan preocupante como la pandemia, dan un momento de alivio.

Encima del gratitud al personal médico, de dispensario y chupatintas, que son los verdaderos héroes, hay que hacer una mención específico a aquellos que alegraron las filas de la inmunización contra el covid-19, en peculiar a los peruanos. En ese país surgió como parte de las campañas de inmunización el Vacunaton y en el interior de este, el Vacuna Fest, donde no solo alentaban a las personas a asistir a inocularse, sino asimismo a disfrazarse de lo que más les gustara.

Los participantes de esta particular dinámica expusieron sus mejores dotes en el cosplay, el disfraz o simplemente en una caracterización sencilla y divertida. Sin bloqueo, el premio al mejor disfraz se los llevan estos varones, pues fueron vestidos de lo que más les gusta: la cerveza. Los trajes estaban confeccionados en forma de una típica botella verde de cerveza y rotuladas con la marca “Piensen”. Ellos fueron “en promo” y se acompañaron de sus trajes durante todo el proceso, pero no fueron los únicos.

En las filas se distinguieron varios de los mejores cosplays, como el caso de un categoría de personas que fueron a tomar su vacuna vestidos con los reconocidos monos rojos y máscaras de Dalí de la serie La casa de papel o aquellos que no se quedaron con las ganas de exhibir sus trajes de los Power Rangers.

Ni grandes ni chicos desaprovecharon la oportunidad de sacarse una foto con los personajes que desfilaban (o se enfilaban) en dirección a la vacuna. Hubo de todo, algunos muy creativos y originales, otros con trajes de renta y unos más con confecciones profesionales, pero todos con el mismo fin: proteger su sanidad a través de la vacuna.

Sin duda, todos pasaron grandes momentos en la paciencia de su vacuna y, de paso, compartieron su alegría con el personal de salubridad que los atendió. Al final, como un épico crossover, los personajes se reunieron y bailaron al ritmo de la canción de reguetón del Vacunatón, tema principal de esta campaña de inmunización.