Guillier: Cinco facetas para entender al candidato presidencial del PR

0
579
loading...
loading...

La grupo y el alucinación que lo marcó 

Fue a inicios de los 80′. Con los títulos de Sociólogo y Periodista bajo el mecenas -ambos en la Universidad Católica del Finalidad-, el hoy senador Alejandro Guillier decidió radicarse un tiempo fuera de Pimiento.

“Se hizo saludable un viajecito por el extranjero un tiempo”, ha dicho el parlamentario sobre su audacia de recorrer a Ecuador, donde cursó un Magíster en Ciencias Sociales en la Universidad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso, cuya sede en Pimiento enfrentó la concurso del régimen marcial) de dicho país.

El periplo terminó por “cambiarle la vida”En Libre, caminando por el condominio en que vivía, Guillier conoció a su flagrante mujer, Cristina Farga, y a los dos hijos de ésta, Andrés y Cristóbal. “Volví con familia y todo a Chile”, ha dicho el parlamentario, cuyo núcleo ascendiente de cinco lo completa Alejandro, el hijo músico y mago de Guillier y Farga. 

Quienes conocen al parlamentario coinciden en señalar que su comunidad ha sido esencia en sus decisiones políticas. El senador -de hecho-, aceptó contraer una carrera presidencial solo tras una reunión con sus hijos y su mujer a mediados del año pasado.

“Extremadamente hogareño”, sus cercanos aseguran que para él los domingo son “para la familia”. Ese día -casi siempre-, es Guillier quien está a cargo de cocinar para su esposa, sus hijos y su suegro, a quien con rigor dilación con una tabla de quesos. Una de sus especialidades es el pesto. Disfuta cocinar y -dicen- es un buen pincho.

“Poco sofisticado”, según su entorno, en las giras opta por hoteles sin mayores lujos y sus amigos cuentan -a modo de anécdota-, que no hace mucho cambió la camioneta Chevrolet Trooper 2001 color cerúleo que por abriles fue blanco de bromas por su aspecto destartalado.

Vecino de Ñuñoa por décadas, hace pocos abriles dejó su histórica casa en calle Coventry -bajo cuyo parrón recibía a sus invitados-, para trasladarse a la Comunidad Ecológica de Peñalolén. La audacia se tomó por recomendación médica, pues se optó por un circunstancia más tranquilo para su esposa.

Hincha de Colo-Colo, se le reconoce como “pelotero”, y de su época universitaria lo recuerdan como buen saetero o posterior central. 

Sus nexos en el Congreso y su círculo de hierro

Fue una de las primeras disputas políticas que se generó en torno a la figura de Guillier en el Parlamento. En 2014, el recién electo senador por Antofagasta llegó al Congreso y se incorporó -pese a ser independiente- a la bancada del PPD, motivado en parte por el ex presidente del partido, Guido Girardi, quien es hasta hoy uno de sus grandes puentes con el Partido por la Democracia y una de las cartar de señal que tiene Guillier para ordenar a esa colectividad, en caso de que el 2 de julio derrote a su carta presidencial: Ricardo Lagos. 

Como parte del comité parlamentario, Guillier se integró a la comisión de Defensa. Con el valer del tiempo, sin bloqueo, el senador decidió abrirse de la bancada, pero manteniendo la titularidad de sus comisiones. La valor generó fuertes roces con senadores del partido, que intentaron infructuosamente apartarlo de la comisión que integra en la ahora. 

La atrevimiento de incorporarse al comité PPD lo tensionó asimismo con el PS, partido que según registros del Servel aportó 18 millones de pesos a la campaña senatorial de Guillier, 10 millones más de los que le dio el Partido Radical. 

Hoy el periodista comparte comité con la senadora de Amplitud Lily Pérez, y suele relacionarse en el día a a día con otros independientes de la Cámara Reincorporación como Antonio Horvath y Carlos Bianchi, con quienes ha estrechado vínculos como parte de la denominada “bancada regionalista” y el combate por la ley que permite la elección directa de intendentes.

Aunque tiene vínculos transversales, son contadas las relaciones efectivamente estrechas del senador en el Congreso. Suele comer con su equipo parlamentario en el Congreso y a veces en el comedor de los diputados radicales, mientras muchos senadores dicen desconocer aspectos personales de Guillier. 

En 2013, el entonces senador radical José Antonio Gómez resolvió no ir a la reelección cediendo el cupo por Antofagasta a Guillier. El aspaviento del hoy ministro de Defensa grafica el vínculo de los dos, que se ha profundizado desde que el ex rostro de TV se convirtió en figura presidencial del Partido Radical. “Hablan muy seguido”, dice un miembro del partido. 

Igualmente es cercano a la ministra de Minería, Aurora Williams, y al diputado radical Marcos Espinosa. 

Con el timonel del PR, Ernesto Velasco, ha construido una “alianza sólida”: el presidente asumió el rol de “escudero” de su candidatura y es, yuxtapuesto al ex subsecretario Patricio Tombolini, el encargado de tender los puentes con el resto de los partidos del oficialismo.

Quienes han acabado permear su círculo cuentan que en universal toma sus decisiones de forma rápida y es un hombre de “lealtades profundas”. Muchos lo grafican en el vínculo que mantiene que con su cabecilla de estancia, Juan Carlos Soto, a quien se le considera su mano derecha y el hombre más cercano y de decano coanfianza de Guillier. 

El senador y Soto se conocen desde el tiempo en que Guillier trabajaba en televisión, donde condujo Referencia Específico, Medianoche y el noticiero central 24 Horas en TVN, encima de Tolerancia Cero en Chilevisión, entre otros.

“Lo apoyó (a Soto)”, comentan en su entorno, cuando en 2010 aquel se vio involucrado en un polémico caso que copó páginas de la prensa de la Araucanía, luego de que ese año la ex pareja de Soto, María Paz Aulaga Obreque -entonces funcionaria del MOP-, interpusiera una denuncia en la Fiscalía acusando a su ex pareja de ocurrir subido a internet tres fotos íntimas.

Soto, defendido por el abogado Alex Alijo Johns -hermano de Jorge Contrabando-, contraatacó interponiendo una denuncia en contra de Aulaga por amenazas. Tras siete meses de investigación, la causa fue cerrada por error de referencias.

Entre focus groups y el horóscopo chino

M+E es una empresa de comunicaciones y marketing con sede en La Serena, ciudad procedente de Guillier y la cual el senador recepción cada cierto tiempo para dejar flores en las tumbas de sus padres, Alejandro Guillier y María Raquel Álvarez, quienes están enterrados juntos en el Cementerio Parque La Floresta de la nortina ciudad.

Fue a dicha firma, constituida principalmente por profesionales jóvenes, a la que el Partido Radical le encargó en 2016 realizar un estudio para obtener una “radiografía” de Guillier. El plan del partido era habitar su imagen en la campaña municipal de noviembre del año pasado, cuando el senador ya se perfilaba como figura doméstico.

Tras un trabajo de campo que incluyó focus groups, M+E propuso el slogan “da confianza”, en almohadilla a uno de los principales atributos que -según fuentes del PR- arrojaron los sondeos sobre la imagen del senador, quien durante sus abriles como rostro televisivo llegó a ser considerado el más verosímil del medio.

En la campaña, el eslogan fue acompañado por una serigrafía con el rostro de Guillier y la imagen de un pollo, considerando el antiguo símbolo de los radicales. Un detención personero de esta tienda agrega que la dilema estuvo mediada todavía por un medio ambiente más supersticioso: el 2017 estará regido por el Gallito Rojo, según el Horóscopo Chino. 

Un político que no quiere ser político 

Ya con el traje de presidenciable -y más allá del impasse con la DC, que acusa plagio en un eslogan-, los radicales buscan explotar al mayor el atributo de “confianza” en la figura de Guillier. Esto, en sintonía con su intento por desmarcarse de la figura de político tradicional, en un momento de musculoso rechazo ciudadano a esta actividad. 

La diferenciación con la política se ha transformado -dicen en el círculo de Guillier-, en una logística que da réditos, pero que asimismo le abre flancos. 

Sus críticos en el Parlamento lo acusan de renegar de la actividad, pese a que la desempeña diariamente. “Los políticos no confían en mí”, fue una de las frases con las que el senador empezó a cimentar su popularidad, levantando críticas de sus compañeros en el hemiciclo.

Guillier “es un político y es un parlamentario y fue elegido por la Nueva Mayoría y, sin embargo, cuando habla de los políticos lo hace en persona plural. Ahí está el germen de la demagogia y el populismo”, señalaba a mediados de 2016 el senador DC Ignacio Walker en una entrevista a El Mercurio, graficando la opinión de muchos de sus detractores. 

Así como un cercano asegura que el senador “desconfía de los comportamientos de la política”, incluso admite que está consciente de la dualidad que comienza a contraponer a partir de este fin de semana, ya provisto formalmente por los radicales como candidato presidencial. 

Tres miembros de su campaña apuntan a la capacidad que ha tenido el senador para “no encasillarse” con un sector en particular –lo que ha tmbién generado críticas, pues se considera que no fija posiciones-, por lo que buscan potenciar su carácer de independiente. 

El mismo Guillier ha tomado desguardos al respecto. Pese a la insistencia del PR, que lo ocupó como rostro de su campaña de reinscripción, el senador se negó a fichar como militante radical.

Adicionalmente, terminó negociando con el partido para que la colectividad le diera excarcelación para formar comandos independientes en regiones, paralelos a los que levantará el PR a lo generoso de Pimiento. 

Y es que desde que su figura se instaló como la más competitiva del oficialismo en las encuestas -lo que ratificó la encuesta CEP de diciembre-, Guillier comenzó a resentir igualmente los grados de “hiperexposición” de “una aventura que no esperaba”, según explica un personero con cercanía con el parlamentario. 

“Sabe que debe tener más cuidado en lo que dice, lo que hace, y que comenzaron a buscarle flancos”, dicen las mismas fuentes, aludiendo entre otras a la publicación que dio cuenta que durante sus dos décadas en televisión cobró su sueldo a través de una sociedad que mantenía con su esposa, lo que le permitió deducir su carga impositiva. 

Los ataques se han centrado en una descuido de “pasado político” y definiciones políticas. Pese a que es posible conocer lo que piensa, por ejemplo, de economía a través de sus intervenciones en el Senado, este ha sido un argumento al que ha recurrido el propio ex Presidente Ricardo Lagos, quien podría competir contra el senador en la primaria de la Nueva Mayoría y que hace sólo un mes señalaba: “No conozco todavía las ideas de Guillier”.

El ex rostro de televisión ha intentado contraatacar. Publicó un blog en el sitio web que estrenó en noviembre -alejandroguillier.cl- y se ha vuelvo activo en Twitter, plataforma en la que en el postrero mes cuestionó el control preventivo de identidad, se refirió el “perdón” de un familia de reos de Punta Peuco y pidió una nueva ley migratoria, entre otros debates. 

Su desafío, sin secuestro, está en la calle. “Tiene empatía. Algunos lo comparan con la Presidenta (Michelle) Bachelet en su primera campaña, pero él tiene más manejo comunicacional que ella”, dice un diputado vinculado a Guillier.

Quienes han estado en demarcación con el senador concuerdan con que sabe “poner oreja”, atender a las personas, “escucharlas o hacer como que las escucha”. “Es un tipo cuyo fuerte está en la calle”. 

Los “errores” e “imprudencias” cometidos 

“Fue un error, una imprudencia, porque era un hombre público”. A fines de 2016, Guiller se arrepentía por el spot que grabó en 2006 elogiando el modelo de salud privado en Chile. El video había sido encargado por Isapres a propósito de los 25 abriles de la creación las aseguradoras y fue exhibido en salas de cine.

El spot le abrió un lado de críticas desde que comenzó a aparecer como el candidato mejor posicionado de la Nueva Mayoría.

Adicionalmente, sus críticos sacaron a colación el polémico episodio de 2003 por el uso de una cámara oculta en un reportaje de Chilevisión, cuando Guillier dirigía el área de prensa. El noticiero grabó al entonces enjuiciador Daniel Pelado, a cargo del caso Spiniak, ingresando a un sauna gay. Pelado terminó saliendo de la investigación.

A diferencia del episodio con las isapres, Guillier defendió el año pasado el uso de la cámara oculta. “En ese caso se justificó plenamente, y así lo acreditó el Colegio de Periodistas cuando hizo un sumario por las partes, solicitada por los jueces”, dijo en octubre pasado, sin apuntar al procesamiento al que fue sometido por la Imparcialidad.

Lee asimismo:

 

Fuente:T13.cl

loading...