Hace 25 años rescató a una niña de la calle; hoy esa niña le compró una casa en agradecimiento

0
62

En 1993, la vida de Hu, una mujer de An Khanh, Anhui, China, cambió completamente. Ella tenía 49 abriles y vivía con su cónyuge, pero su situación económica era proporcionado mala, por lo que para salir delante, Hu recolectaba desechos que a posteriori llevaba a reciclar a un muladar. En ese sitio, entre la basura y suciedad, encontró a una pequeña bebé que había sido abandonada por sus padres.

Sin pensarlo, Hu decidió rescatarla y llevarla a casa, donde la cuidó y se enamoró de ella. La mujer siempre había tenido la ilusión de ser madre, por eso cuando decidió adoptar a la pequeña, su consorte no replicó, pues sabía de los deseos de su esposa, y los dos la criaron como si fuera su hija.

Sin incautación, su bajo ingreso crematístico no les permitió comprar caucho de fórmula para su nueva hija, por lo que tuvieron que darle papilla de arroz para alimentarla. De esta forma, la pequeña vivió sus primeros abriles en medio de la carencia económica aunque envuelta en el aprecio de sus padres. Pero un momento trágico impactó en sus días. Cuando la pupila tenía solo cuatro abriles, el consorte de Hu murió.

Más allá del dolor de la pérdida, Hu sabía que no se podía rendir, así que continuó en la convento de basura. Encima, vendió vegetales y grillos en el mercado para apoyar a su hija y darle la educación que se merecía. Todo su esfuerzo y acto sexual fueron recompensados varios abriles a posteriori.

El tiempo pasó y la pequeña pupila se convirtió en una bella mujer. Cuando cumplió 25 abriles se independizó y alcanzó el éxito. Se mudó a la ciudad donde se casó y tuvo dos hijos. Sin confiscación, nunca olvidó lo que su madre hizo por ella, así que como regalo de inspección por los abriles de crianza, la imberbe le obsequió la ampliación de su casa, que de ser un choza humilde, se convirtió en un bello hogar de dos plantas.

A pesar de contar con el apoyo de su hija, Hu no ha dejado de trabajar y regularmente sale al bosque donde corta zurra, cultiva verduras y cría pollos, pues dice que no quiere ser una carga para nadie. No cerca de duda de que la vida te cruza con las personas adecuadas en el momento preciso, así como lo hizo con Hu y su hija.