Harakiri tras el fracaso de la acusación a Piñera: en el PPD apuntan a las “reuniones privadas” de radicales con ministro Blumel

0
174

Tras el fracaso de la cargo constitucional contra el Presidente Sebastián Piñera en la Cámara de Diputados, en la examen llegó la hora de pasarse cuentas.

Por 79 votos a amparo y 73 en contra fue aprobada la “cuestión previa”, lo que hizo caer el pasquín. Esencia en el resultado fue el voto de 8 parlamentarios de la ex Nueva Mayoría: los ex PPD René Alinco y Pepe Auth, los DC Matías Walker, Manuel Antonio Matta, Jorge Sabag y Miguel Angel Calisto, encima de los radicales Carlos Abel Jarpa y Fernando Meza.

Estos dos últimos fueron sorprendidos en reuniones privadas con el ministro del Interior Gonzalo Blumel, lo que fue condenado por sus colegas de la concurso.

“Lamento que diputados en vez de estar escuchando los argumentos, que eran contundentes para haber rechazado la cuestión previa, estuvieron en ese momento en reuniones privadas con el ministro Blumel, lo que deja una sombra de inquietud y de duda”, dijo la diputada PPD Carolina Marzán.

Según la parlamentaria, “hoy día nuestro trabajo tiene que ser transparenta de cara a la ciudadanía, nosotros somos la voz del pueblo y nos escogieron para representarlos. Estoy molesta por este tipo de reuniones que no se transparentan”.

Por su parte, el dirigente de la bancada PPD, Ricardo Celis, lamentó que “no seamos capaces de ponernos de acuerdo, y que sectores de la Democracia Cristiana y del Partido Radical por enésima vez voten con la derecha”.

“Lamento que esta Cámara de Diputados haya perdido la posibilidad de ver el fondo de la responsabilidad del Presidente Piñera en lo que tiene que ver con las violaciones graves a los derechos humanos en democracia”, dijo.

La diputada PC, Camila Vallejo, en tanto, criticó duramente a quienes dieron los votos para que la recriminación constitucional no prosperara. “Ellos han permitido, a través de esta votación, una especie de pacto de impunidad”, dijo.

“Pero nosotros, nosotras, no vamos a permitir que esto quede aquí y vamos a acudir a todas las instancias que estén en nuestras manos. Lo que han hecho hoy día el Gobierno, los parlamentarios de Pimiento Vamos en complicidad de diputados de concurso, es un ataque a nuestra democracia. Si no somos capaces desde el Parlamento de defender  los derechos humanos de nuestro pueblo, entonces no son capaces de defender la democracia”, indicó.

Marzán, por su parte, insistió en que “había antecedentes más que suficientes para que la cuestión previa que se presentó en la Cámara hubiese sido rechazada, es decir, hubiésemos podido seguir discutiendo que la acusación constitucional contra Piñera procedía”.

“En la tribuna había personas que perdieron sus ojos en manifestaciones pacíficas, personas con dolor, exigiendo y solicitando apoyo nuestro como parlamentarias y parlamentarios, apoyo para sentir que se avanza y hay un poco de dignidad en el tratamiento y justicia en los hechos”, comentó la parlamentaria.