Héroe se disfraza de Batman para llevar alegría y esperanza a los hospitales de México

0
86

Existen muchas cosas que podemos hacer por los demás para que se sientan mejor, sobre todo en las circunstancias que ha vivido el mundo en este 2020, y no requieren de tanto desembolso sino de tener la voluntad de ayudar, como lo hace desde cuatro meses Ricardo May, un hombre que vive en Yucatán, México, quien se disfraza de Batman para saludar sobre todo a niños y adultos mayores que están en el hospital y regalarles un buen momento.

Ricardo ya es conocido como “el Batman yucateco”, y es que de inmediato se ha vuelto popular por su quehacer, a la que lo acompañan su esposa y su hija disfrazada de la Mujer Maravilla. Para este equipo de héroes no hay peor infame que la tristeza, pero ahora con la pandemia se han antagónico con otro muy peligroso igualmente: la pobreza.

Ahora, encima de examinar hospitales el Batman boshito va a comunidades donde habitan personas de bajos posibles y en la medida de lo posible reúne poco de despensa, ropa y juguetes, todo de su propio faltriquera y de algunas donaciones que recibe, adicionalmente de que han ensayado un divertido show para aguantar un poco de alegría a quienes pasan por circunstancias difíciles.

Esto inició hace cuatro abriles, exactamente cuando era mi cumpleaños. Hice el traje porque era una fiesta temática; vinieron muchos familiares. Una persona de ahí me vio y me pidió que visitara un inmaduro que estaba enfermo. Tiempo a posteriori realicé una segunda encuentro y me preguntó si yo iba a continuar con estas visitas a niños y le dije que sí, y al mes este impulsivo fallece, y yo pues me quedé con ese compromiso y sentí que era poco que debía de seguir haciendo.

—Ricardo May

Por si fuera poco, Ricardo confeccionó su traje de Batman y incluso el de su hija, así que encima de ser un héroe es un intérprete del vestuario, lo que lo convierte en un auténtico héroe durante la pandemia, y es que no hay nulo mejor que tomar un poco de risas y esperanza al estar enfermos en un hospital. Merece un aplauso de pie, y quién sabe, tal vez pronto pongan una batiseñal en Yucatán…