Héroes salvan a un hombre que intentaba suicidarse; le ofrecieron una cerveza

0
93

Jason Gaebel y Kwame Anderson trabajan como repartidores de la cerveza Coors, en Minnesota, por lo que diariamente conducen un camión para ir a surtir de este néctar a la ciudad.

Sin requisa, recientemente se encontraron con poco que no estaba planeado en su itinerario: en un puente, vieron a un hombre que pretendía concluir con su vida, lanzándose desde las directiva.

Al estar cerca, el conductor del camión le preguntó si se sentía proporcionadamente, pero la respuesta fue intranquilizante:

Me quiero vencer.

El hombre ya se encontraba del costado de la reja que da a la autopista, así que los repartidores decidieron detenerse y ver qué podían hacer para ayudar, mientras llegaban los servicios de emergencia, ya que la situación era inquietante.

Conductor de camión

El conductor le hablaba a este hombre desesperado y le decía: “Ven de este lado, hermano”, pero la respuesta era la misma, refiriéndose a su deseo de fallecer. Los repartidores decidieron bajarse y platicar con él, más de cerca.

Pareja de repartidores

La prioridad para ellos era calmarlo y sostener la viejo cantidad de tiempo, para darle oportunidad a los cuerpos de rescate de montar al lado, situación que duró cerca de media hora.

Una vez que se habían acercado, estuvieron platicando, recordando lo que Denzel Washington hizo en la película El plan consumado, en la que el actor entretiene a los delincuentes que han secuestrado a los clientes de un lado, pues su plan era platicar con ellos, para aventajar más tiempo.

Cerveza

A posteriori de un rato de conversación, Kwame le dijo al probable suicida: “¿Quieres tomar algo conmigo? ¿Sí? ¿Unas cervezas?”, a lo que el hombre respondió con un quizá, pero el repartidor se dirigió al camión y sacó una caja de 12 cervezas.

Regresó al circunstancia donde el hombre todavía estaba del otro flanco de la reja de seguridad, y le dijo que si se pasaba al flanco donde estaba él, todas esas cervezas serían para él…

Veamos el video y cómo terminó toda esta historia:

El hombre aceptó dejar el emplazamiento en el que se encontraba, para escanciarse las cervezas, pero en ese momento fue detenido por la policía y los cuerpos de rescate, así que no le dieron oportunidad de disfrutar de una cerveza…

Pero le salvaron la vida; ¿quién dijo que esta bebida solo sirve para hacer el mal y destrozar familias?