Hombre decide vivir como todo un ermitaño en pleno siglo XXI

0
24

Cuando la vida nos presenta situaciones difíciles, no todos reaccionan de la misma guisa. Cada persona enfrenta su sinceridad de la forma en que lo ve correcto.

Y Ken Smith es un ejemplo de ello, ya que tras sufrir un derrame cerebral producto de unos maleantes que le propinaron un golpazo muy cachas en su comienzo para despojarlo de sus haberes a los 26 abriles de antigüedad, estuvo más de 24 días inconsciente.

“Cuando reaccione los médicos no podían creerlo, todos pensaban que quedaría en estado vegetal”.

Desde muy temprana vida Ken trabaja en la industria de la construcción, es por eso que no lo dudo ni un segundo.

“Al despertar en lo único que pensaba era en que quería vivir mi vida a mi manera, bajo mis propias reglas y sin tener que depender de nada ni nadie”.

Un día simplemente salió de su casa y camino, quería despejar su mente y llegó a caminar más de 35 kilómetros sin tener una ruta específica. Pero su vida volvió a sufrir un duro contrariedad, ya que al asistir nuevamente a su casa recibió la comunicado de que sus padres habían fallecido.

“Ese fue el empujón que necesitaba para tomar la decisión de aislarme de todo y de todos”.

Ken escogió una zona de difícil paso, tanto así que para datar hasta su cabaña debes salir de la carretera principal y caminar bosque adentro durante aproximadamente 2 horas.

“Yo sentí que este sería mi hogar perfecto y simplemente construí mi casa, tengo todo lo que necesito aquí”.

A pesar de conducirse sin agua, gas y electricidad, Ken asegura existir en paz y tranquilidad, allá de los problemas de una sociedad tan conflictiva y dañada.

“Todos quisieran existir de la guisa en que yo lo hago, simplemente no se atreven a dar el paso».

Lleva más de 40 abriles viviendo como todo un ermitaño y lo hace sin remordimiento alguno, la directora Lizzie Mckensi le regalo un GPS para poder retener si se presentaba algún problema y no tardo mucho en utilizarlo, ya que Ken envió un SOS porque estaba sufriendo otro ataque.

Al entrar al hospital estuvo inconsciente un par de noches pero escasamente reacciono lo único que pidió fue que lo dejaran regresar a su hogar.

“Nadie es eterno en este mundo, pero mi mundo es esto, mi cabaña, poder pescar mi comida diariamente y buscar leña todas las mañanas, de esta manera quiero terminar mi vida y agradezco que me lo hayan permitido”.

No olvides compartir esta publicación y déjanos tu comentario sobre la historia de este ermitaño que invita a más personas a radicar de la guisa en que el lo hace para resistir una vida mucho más tranquila y llena de paz interior.

 

La entrada Hombre decide estar como todo un ermitaño en pleno siglo XXI se publicó primero en Porque no se me ocurrio.