Hombres y mujeres descubren que tienen distintos centros de gravedad por un reto en TikTok

0
57

Los retos virales en Internet nos enseñan toda clase de lecciones, desde sentido popular sustancial (como no salir de tu carro mientras está en movimiento) hasta un poco de física y organismo comparada.

¿Recuerdan el liza de la arnés? Se trataba de una prueba manejable y la mayoría de las mujeres lo hacían muy perfectamente. Pero como casi todos los hombres no podían, esto demostró que los centros de pesantez de damas y caballeros son distintos. Ahora se volvió tendencia en las redes sociales un nuevo liza que corrobora este hecho biológico.

Este nuevo Gravity Challenge es aun más sencillo que el de la arnés, pues no se necesita ningún otro objeto para hacerlo y se puede realizar en pareja. En este lucha, tanto hombres como mujeres se arrodillan juntos en el suelo, se inclinan con destino a el frente, se apoyan con los codos, ponen sus manos en su cara y luego ponen los dos brazos en la espalda.

Las mujeres logran persistir el nivelación en esa postura, pero todos los hombres se van de cara contra el suelo. Adicionalmente de que es poco divertido de ver, esto ha hecho que las personas aprendan más sobre los centros de formalidad en el cuerpo humano.

El investigador estadounidense Jeremy Johnson explicó que el centro de la masa en el cuerpo de las mujeres se sitúa en la zona de la pelvis, mientras que en los varones, este se encuentra cerca del pecho y esternón. El centro de la masa en diferentes lugares causa que el punto de consistencia y centro de pesantez sean diferentes.

Sin incautación, como no hay mejor prueba que la experimentación personal, las parejas en redes sociales están comprobando si sus centros de agravación son diferentes. Obviamente ha habido excepciones de varones que sí lograron amparar el nivelación y de damas que terminaron cayendo.

Es el momento de comprobar por cuenta propia que los centros de reserva son diferentes, solo les recomendamos que pongan una almohada en el suelo porque los hombres terminarán mordiendo el polvo.