Idea de veto a ley que limita reelección de autoridades divide aguas políticas y La Moneda mantiene el suspenso

0
117

Hasta este viernes el Gobierno tiene plazo para promulgar la ley que pone final a la reelección de autoridades, una reglamento que ha provocado controversia. La Moneda ha optado por el suspenso delante los llamados desde el oficialismo y desde el mundo municipal para que presente un veto, mientras otras voces desde el mismo municipalismo y en la concurso insisten al Ejecutor con la promulgación del texto despachado por el Congreso.

La norma que pone linde a la reelección de autoridades como senadores, diputados, alcaldes, concejales, consejeros regionales y gobernadores regionales, afecta en lo inmediato a alcaldes y concejales, quienes han llevado la bandera de los reclamos, transmitido que los próximos comicios municipales son el próximo año.

Pero esta excursión, un reunión de 63 concejales de distintas comunas del país, presentaron una carta señalando que “como representantes territoriales de varias comunas de nuestro país (militantes e independientes) nos parece más que vergonzoso lo que estamos visualizando por los medios de comunicación, respecto al lobby desesperado que están realizando los partidos políticos para redimir a autoridades que habiendo ya cumplido con lo mandatado por la ciudadanía no quieran dejar sus espacios de privilegios”.

Los concejales salen al paso de lo planteado por la Asociación Chilena de Municipalidades (ACHM) y partidos políticos, recalcando que la ley le dará “oxigenación a un sistema electoral que está bastante desprestigiado, no hacer esto sería una irresponsabilidad que el mismo gobierno tendrá que hacerse cargo”.

Adicionalmente, señalan que un veto significaría “un portazo a lo exigido por la ciudadanía”, y por eso exigen al Presidente Sebastián Piñera que “por ningún motivo debería generar el veto que los partidos políticos le están solicitando”.

Otros concejales piden rectificar

En contrapartida, otro agrupación de concejales envió una carta a los diputados de todas las bancadas, pidiendo rectificar la ley despachada.

“Somos más de 700 concejales en el país que esperamos de usted voluntad de rectificación –sea mediante presentación de norma correctora o en su defecto, apoyo a veto presidencial– de la iniciativa aprobada recientemente que pone fin a las reelecciones y mediante la cual, se nos impide, por esta única vez, postular a la reelección en nuestros municipios”, señala la información.

“No pueden hoy lavarse las manos justificando irresponsabilidades por la liviandad de aprobar una ley estableciendo impedimentos a solo 10 meses de la próxima elección y cuyo calendario está en marcha (…). Lo menos que deben hacer es respaldar un eventual veto que el Gobierno debiera enviar, y que reclamamos, para aportar los grados de justicia ante tan ilógica e injusta norma”, añaden.

La enunciación va en tangente con lo planteado por la Asociación Chilena de Municipalidades, que ha listo que producto de la reglamento unos 100 alcaldes y 700 concejales no podrán competir en próxima elecciones, por lo que demandaron “corregir esta decisión del Parlamento por ser inconsulta y en medio de un proceso electoral en marcha”.

Examen en el Congreso sin marcha detrás

Sin bloqueo, en el Congreso la concurso ha sido enfática en no dar marcha detrás. “Rechazamos los intentos y el lobby que las autoridades afectadas por esta reforma están realizando para impedir su pronta promulgación y la solicitud de un veto Presidencial para torcer la voluntad soberana”, plantearon esta semana en una exposición donde igualmente llaman al Presidente de la República “a promulgar de forma urgente el texto aprobado por el Congreso Nacional. El Presidente debe decidir si respetará la decisión y autonomía del Congreso Nacional o, en cambio, buscará mantener privilegios para autoridad”.

En esta término, el diputado socialista Marcelo Schilling lamentó que el Ejecutor evalúe la presentación de un veto al esquema de ley, señalando que “va en contra de las necesidades de Chile y de los intereses de su pueblo”.

El senador por la Región de Valparaíso recordó que el  objetivo de esta reforma es “mejorar el funcionamiento de nuestro sistema político y asimismo de atender a un clamor popular que examen la renovación de sus autoridades para legalizar la convivencia democrática”.

Asimismo, respecto a la posibilidad de explorar una alternativa a lo ya consentido, el parlamentario advierte que “los socialistas no estamos disponibles a revisar lo obrado” bajo el argumento de que “hacer eso, sería defraudar la fe pública, de guisa que el Gobierno verá, y particularmente el señor Piñera, cuánto quiere poner de su haber político en defender una causa, que a todas luces, es una causa injusta y que va en contra de las deyección de Pimiento y de los intereses de su pueblo”.