Indignación provoca la aprobación online de proyecto de sondajes mineros en Putaendo

0
127

Con indignación reaccionaron la municipalidad de Putaendo, parlamentarios de concurso y organizaciones ambientalistas luego de la aprobación -vía videoconferencia- por parte de la Comisión de Evaluación Ambiental de Valparaíso de las prospecciones de la Compañía Minera Vizcachitas Holding, propiedad de la canadiense Los Andes Coppers.

A través de una testimonio pública, suscrita por los senadores Isabel Allá (PS), Alfonso De Urresti (PS) y Ximena Órdenes (IND) conexo a una decena de diputados y organizaciones como Pimiento Sustentable, sostienen que la audacia de la instancia “genera una tremenda angustia entre la población que se opone a la iniciativa, la que con justa razón solicita que se hagan gestiones que les permitan participar del proceso”.

En concreto, los firmantes sostienen que el Servicio de Evaluación Ambiental (SEA) debe suspender los plazos de tramitación de los proyectos de inversión, porque en estos tiempos de pandemia “las comunidades y afectados no están en igualdad de condiciones con el sector privado para participar” en el proceso.

“Hoy, los plazos para reclamar administrativa y judicialmente sobre los distintos actos de la autoridad siguen corriendo, sin embargo, los abogados no pueden reunirse con sus representados para preparar las acciones, lo que afecta gravemente el acceso a la justicia ambiental”, señalan.

Sin incautación, aseguran que desde el SEA insisten en que no se ha suspendido el trámite de los proyectos porque tanto las empresas como la ciudadanía pueden seguir su tramitación por vía electrónica, lo que, a proceso de los firmantes, “produce un tremendo desbalance, debido a que no todos y todas tienen acceso e información”.

  • Revise la afirmación acá

“Decisiones a puertas cerradas”

Uno de los firmantes de la testimonio, el diputado por la región de Valparaíso, Diego Ibáñez, sostuvo que “es una pésima señal que las autoridades hoy tomen decisiones a puertas cerradas en plena crisis sanitaria, sin décimo ciudadana”.

“Se hace oídos sordos a la ciudadanía, al municipio, a las autoridades locales que salieron a reclamar este tema no solamente desde el 18 de octubre en adelante, sino que llevan años movilizadas y movilizados en las calles para proteger al río Rocín, el glaciar, las lagunas y también defender la dignidad de la identidad local”, señala.

Por su parte, la consejera regional Nataly Campusano, manifestó que “es completamente lamentable que hoy día las decisiones se tomen sin el diálogo con la comunidad. La comunidad ha sido enfática con su posición, creo que también tenemos que pensar desde una economía que proteja el medio ambiente y el hábitat de las personas y claramente este proyecto va en contradicción a lo que están solicitando las comunidades”.

En tanto, el dirigente social de Putaendo, Darío Cuevas, explicó las razones para oponerse al plan de la minera canadiense. “Los sondajes anteriores ya contaminaron el río y así lo demostró el estudio de Hidrolab, además los trabajos realizados produjeron desmoronamiento de laderas de montaña y daño a la flora y la fauna, lo que fue evidente con el aluvión de hace algunos años, a eso sumemos el campamento emplazado de forma ilegal y la falsa promesa de desarrollo, porque ellos mismos reconocen que en tiempo peak estarán trabajando con 60 personas”, dijo.

A pesar de que la comunidad de Putaendo envió más de 2 mil cartas a la Intendencia para exigir su décimo en la toma de decisiones, la Comisión sesionó sin considerar su opinión, añadió el diputado Diego Ibáñez. “Esto refleja que la crisis no es sólo producto de la pandemia, sino que hay una crisis de representación política dentro de las instituciones que termina arrastrando a la sociedad dentro hacia un malestar. Hoy la crisis también es el intendente y sus seremis regionales”, declaró el parlmentario.

Indignación en Putaendo y su comunidad

Desde el municipio de la comuna de la Región de Valparaíso todavía expresaron su molestia y tristeza: “Tenemos una sensación de frustración sin duda. Sentimos que no fuimos escuchados ni por el intendente, ni por los seremis”, aseguran.

“Ellos aprobaron todo sin ningún cuestionamiento. Sentíamos que los informes, como el de DGA, que claramente señala que las vertientes que se van a ocupar son parte del caudal del Río Rocín, eran un argumento serio. Además, el interesado, en este caso la minera, no tiene derechos de agua en esta cuenca”, mencionan.

Igualmente sostienen que “este esquema va a afectar nuestra calidad de vida, va a afectar nuestra fuente de agua más preciada que tiene la comuna (…) Estamos tratando de resguardar el postrero bastión de Pimiento central que no tiene presencia de gran minería”, sostuvo Fabián Muñoz, corregidor de Putaendo.

Según Patricia Fuentes, presidenta de la Agrupación Putaendo Resiste, “lo que molesta es la forma, la forma en que se monta esta reunión online, con cero empatía, no fuimos escuchados. Ni siquiera sabemos si la intervención buenísima y técnica que hizo la municipalidad fue escuchada o si fue escuchado lo mío como ciudadana que no manejo cosas técnicas, sino que me mueven la fuerza y el cariño por esta tierra, por la tierra de mis hijos”.

“Por lo que se pudo ver, los seremis no escucharon. Si hubiera sido así, se hubieran cedido cuenta de los errores que quedaron de manifiesto y que la municipalidad los colocó en su intervención como la cantidad de agua que viene en el río. Ellos (seremis) pudieron deber hecho alguna consulta, que los hubiera ayudado, para que ellos hubieran votado más en consciencia”, emplazó la dirigenta.

Las autoridades y la comunidad organizada hicieron un llamado a izar banderas negras en toda la comuna del Valle del Aconcagua, adicionalmente de realizar una convocatoria para el sábado 25 de abril, tomando los resguardos sanitarios correspondientes.