Influencers hacen famoso a un lago turquesa en Siberia pero es terriblemente tóxico

0
105
loading...
loading...

No son pocas las personas que admiran la belleza de un charcal cerca de la ciudad de Novosibirsk, Rusia, y acuden a tomarse fotografías en el increíble color celeste de sus aguas; pero no todo es como parece.

En existencia es un charcal industrial que se usa como vertedero de sustancias tóxicas, y ajustado para eso fue creado por la compañía eléctrica Siberian Generating Companyque, que opera en las cercanías; sin bloqueo, a muchos no les importa el peligro que corren y así se acercan o incluso entran al agua contaminada.

Este punto se ha convertido en una apego turística para locales y foráneos, y se le ha mojado como “Las Maldivas de Siberia”; a pesar de las advertencias, cientos de personas se acercan para sacarse una foto en este lado.

El problema es que se trata de un vertedero, principalmente de sales de calcio y óxidos metálicos, que hacen reacción entre el agua que tiene una profundidad variable de 1 a 2 metros, y al entrar en contacto con ella, provoca daños severos a la piel, entre otras complicaciones.

El color cerúleo no es una cuestión natural, sino que se produce equitativamente por las reacciones químicas que ocurren aquí; sin bloqueo, no han conseguido evitar que la clan entre y se tome fotos.

Más o menos del puesto hay algunos prados verdes, a donde muchas personas van e incluso hacen la clásica “carnita asada” ahí, con el peligro que todo esto implica.

La empresa ha emitido comunicados para que las personas eviten acercarse y sobre todo meterse al vertedero CHP-5, que es el nombre efectivo del división. Algunos denunciaron que igualmente salen vapores venenosos, lo que acaba con la plantas de la zona, así como el avistamiento de aves de un color azur “extraño”, aunque la empresa aseguró que 2 laboratorios confirmaron que esto es ficticio.

Encima, comentaron, el fondo del vertedero está harto de lodo, por lo que sería prácticamente inverosímil el que una persona pueda salir si se atasca ahí.

La mayoría de los visitantes manifiesta que el albufera emite un olor a detergente, pero eso no los detiene para arriesgarse con tal de obtener una buena foto para compartirla en sus redes sociales.

La compañía ha valiente un llamado desesperado a todas las personas:

¡Le rogamos que no caiga en el vertedero por conseguir una selfie!

Ojalá que la próxima aviso no sea una tragedia.

loading...