Influencers mexicanos compran ilegalmente una cría de cocodrilo para hacer videos

0
100

Hemos pasado muchos casos en los que las redes sociales y algunas personas logran cosas maravillosas para ayudar e inspirar a los demás, y eso nos llena de alegría porque se le da un buen uso a la tecnología; pero todavía hay personas que sólo hacen cosas por tener seguidores y likes, sin pensar en lo que tienen que hacer para conseguirlo.

Resulta que un colección de adolescentes en Acapulco, México, compraron un cocodrilo bebé, lo que es ilegal en ese país, y lo peor es que sólo querían el animalito para grabarlo en video y subirlo a TikTok. Los implicados son Mau Otero y Estefi Merelles quienes grabaron desde el momento en que compran al cocodrilo en un mercado de Acapulco.

La vendedora les “explica” los cuidados que deben tener, aunque obviamente no es una diestro y les dice que se candela Coco. estos dos “influencers” subieron varios videos en los que es evidente cómo molestan al cocodrilo para que reaccione y puedan grabarlo, lo que molestó a muchas personas, porque lo tratan como si fuera un bártulo.

De entrada, no es el trato que merece un animal. No es ajustado juguetear con un animal para asustar muchedumbre. No es acoplado utilizar los animales para eso ya puntada. Si nos hemos indignado por el racismo y por muchas cosas entre seres humanos que han afectado las relaciones entre la sociedad, nos tiene que afectar igualmente el trato que le damos a los animales y el ejemplo que les damos a los demás.

Les quiero opinar, lo que esos chavos hicieron es ilegal. Es un delito. Compraron en un puesto de artesanías supongo, en Enredador, es muy popular que suceda esto, un animal que es extraído de su hábitat ilegalmente. Les quiero afirmar cómo lo hacen. Las personas por ganarse una pelo extra se van a las lagunas por la oscuridad con unos lazos y un palo, es una forma de capturar cocodrilos, o colocan trampas y capturan a los más jovencitos. Posteriormente les lazan el hocico y los venden en las carreteras, en los caminos, y eso es un delito federal que está de alguna guisa castigado por las leyes mexicanas.

-Arturo Islas Más allá, ambientalista y conductor de televisión

El ambientalista se puso en contacto con este par y los convenció de que regresaran el cocodrilo a las autoridades, quienes se encargarán de regresarlo a la lapso de donde lo sacaron los vendedores. Los adolescentes se harán acreedores a una ratificación administrativa y por supuesto, no volverán a hacer una tontería como esa… O eso esperamos.