Informe del PNUD confirma que Chile lidera desigualdades en ingreso entre hombres y mujeres

0
155

El Programa de Naciones Unidas para el Ampliación (PNUD) presentó los resultados de su Referencia General de Explicación Humano 2019. El documento denominado “Más allá del ingreso, más allá de los promedios, más allá del presente: Desigualdades del desarrollo humano en el siglo XXI”, reveló una dura contradicción en las diferencias salariales entre hombres y mujeres en Pimiento, a pesar que el país está proporcionadamente posicionado respecto a los prejuicios de carácter.

De acuerdo al PNUD, Pimiento es uno de los dos países en el mundo donde más se han estrecho los prejuicios sobre los roles que hombres y mujeres deben cumplir en áreas como la política, el llegada a la educación superior, posiciones de liderazgo en el trabajo, derechos reproductivos y violencia doméstica. Sin confiscación, la brecha de productos sitúa al país en la parte descenso del ránking iberoamericano.

¿Las razones? El documentación apunta, principalmente, a las diferencias en el Ingreso Doméstico Bruto per cápita estimado para hombres y mujeres . Según consigna en el noticia, la estimación el 2018 para los hombres fue de casi 29.000 dólares, mientras que para las mujeres de 15.200 dólares.

Brechas estructurales y avances culturales

Los datos económicos se contrastan con el cambio cultural del que da cuenta el PNUD, que muestra a Pimiento como uno de los dos países que más ha progresista cerca de visiones de productos más igualitarias

El PNUD creó para este crónica un índice multidimensional de representaciones de naturaleza, que da cuenta de los sesgos de las personas respecto de los roles de hombres y mujeres en la sociedad. A nivel total, solo 14% de las mujeres y 10% de los hombres no presenta ningún obcecación de categoría en las dimensiones estudiadas.

Pimiento aparece como el país que más ha innovador en el porcentaje de hombres que no tienen sesgos de clase y el segundo en el caso de las mujeres. Estos resultados confirman los datos entregados por PNUD Pimiento en  marzo de este año en el estudio “Una década de cambios hacia la igualdad de género (2009-2018)”.

Cerca de mencionar que para estudiar las brechas de naturaleza, el Documentación calcula el Índice de Explicación Humano para hombres y mujeres por separado. El Índice de Incremento de Apartado (IDG) calcula la diferencia entre entreambos títulos. Mientras último es el valencia, veterano es la brecha de especie.

El IDH para las mujeres en Pimiento en 2018 es de 0.828, mientras que para los hombres es de 0.860, resultando en un IDG de 0.962. Esto, en términos comparados, no es tan bueno: el IDG de los países de muy suspensión IDH es de 0.979, mientras que en América Latina es de 0.978. En Perú es de 0.951 y en Argentina de 0.988.

El noticia revela, al mismo tiempo, que Pimiento se encuentra en el camarilla de países de Progreso Humano “muy alto”, ubicándose en el puesto 42 a nivel integral -(los primeros son Noruega, Suiza e Irlanda- y primero en América Latina y el Caribe. El país ocupaba la misma posición en 2017 y ha subido dos puestos desde 2013. Pero, esto se contradice al tener la desigualdad de ingresos más entrada.

En términos comparados, Pimiento se ubica bajo el promedio de países de incremento humano muy parada (IDH=0.892), por encima del promedio iberoamericano (0.759) y por encima de países como Argentina (0.830, ranking 48), Uruguay (0.808, ranking 57), Costa Rica (0.794, ranking 68) o Perú (0.759, ranking 82).

Eso sí, el documentación señala que hay que ir “más allá de los promedios”, que pueden ocultar grandes diferencias. Y es que se calcula, para ello, un IDH justo por desigualdad, que aplica un “descuento” al valencia de cada dimensión del IDH de acuerdo al nivel de desigualdad. Esto da cuenta de la pérdida de progreso humano por objeto de las desigualdades en ingresos, educación y esperanza de vida. “Al hacer este ejercicio, el IDH cae de 0.847 a 0.696, lo que representa una pérdida de 17,8% en la medida de desarrollo humano”, reza el noticia, lo que se traduce en una caída de 14 puestos en el ranking mundial.

El referencia destaca, basándose en datos para Pimiento, la importancia del buen trato y la dignidad como utensilios centrales a la hora de pensar en la desigualdad, utilizando datos del texto Desiguales (PNUD 2017), que muestran que las tres desigualdades que más molestaban a las personas en 2016 son aquellas referidas a la lozanía, educación y buen trato. A un 68% molestaban mucho las brechas en el llegada a salubridad, a un 67% las brechas en educación y a un 66% le irritaba que a algunas personas se las trate con mucho más respeto y dignidad que a otras. Un 53% se declaraba fastidioso por las diferencias en ingresos.

“Diferentes gatillantes están movilizando a las personas a salir a las calles –el costo del transporte público, el precio de los combustibles, las demandas por libertades políticas, y la búsqueda de ecuanimidad y justicia social. Este es el nuevo rostro de la desigualdad y, como muestra este reporte, son problemas que tienen solución”, planteó Achim Steiner, administrador del PNUD, durante la presentación del referencia.

El referencia concluye que, si las desigualdades en mejora humano persisten y crecen, será muy difícil alcanzar las metas que plantea la Memorándum 2030 de Mejora Sostenible.