Ingreso Familiar de Emergencia sigue sin convencer: senadores de oposición lo califican de “ayuda a cuentagotas” con “letra chica”

0
107

El Ingreso Accesible de Emergencia (IFE) finalmente se convirtió en ley luego de ser despachado por el Senado. Su camino a la promulgación no fue ligera, ya que incluyó un veto presidencial y la constante crítica de la concurso, quienes pedían elevar el monto del beneficio, que será pagado a fin de mes, a 4,5 millones de chilenos y chilenas, como ha señalado el Gobierno.

Precisamente, en la votación de este miércoles, si admisiblemente fue aprobada por 42 votos, 23 de estos fueron abstenciones de senadores de concurso. Ya lo habían hecho en una primera instancia, obligando a repetir el sufragio.

Uno de los que se abstuvo fue el senador DC Francisco Huenchumilla, quien tras la votación, le envió un mensaje al Ejecutor: “Entregar más liquidez a las familias es apremiante (…). Este ingreso familiar es insuficiente, y el país tiene ahorros, capacidad de endeudamiento y otras vías para recurrir”.

Posteriormente agregó que el Gobierno “como siempre, pone a la oposición entre la espada y la pared. Si no se aprobaba este veto, miles de familias no recibían este aporte. Lo que no anuncian es lo mezquino del aporte”.

Conveniente a esto, le pidió a La Moneda “abandonar su conducta inconsciente, de entregar ayudas a cuentagotas, en el contexto de esta pandemia. Por supuesto que es atendible la idea de que es necesario cuidar los recursos, si surgen nuevas necesidades. Pero la realidad es que las familias no pueden esperar el goteo del Gobierno, porque nadie puede comer a plazo”.

“El Gobierno claramente aprovecha los grandes titulares, y el Ingreso Casero de Emergencia es uno de ellos”, manifestó el senador. “Lo que la gente debe saber es que este Ingreso Familiar discrimina a los hogares por el origen de sus ingresos, si son formales o informales. Aunque sean hogares igualmente vulnerables por cantidad de ingresos, si los ingresos son formales, recibirán menos cantidad de ayuda. Tampoco se dice que este ingreso ofrece montos que no superan la línea de la pobreza extrema”, enfatizó.

Huenchumilla acusó que el Ejecutor faltó “a su palabra”, porque de los 2 mil millones de dólares anunciados para entregar solvencia a las familias, “este proyecto de ingreso familiar de emergencia solo ocupa 802 millones de dólares”.

En tanto, el senador Carlos Montes (PS), quien asimismo se abstuvo, afirmó que valoran el IFE, “sin embargo, el proyecto tiene letra chica. Tiene problemas. El proyecto es un monto que no alcanza para una familia en un mes, es decreciente, es engorroso y lento, y lo peor de todo, lo más complicado, es que deja a muchas familias afuera, familias que están igual que las otras”.

“Las familias de Santiago están viviendo una situación muy difícil. El Gobierno, con humildad, debe reconocer los problemas para superarlos. Hoy día la política sanitaria requiere cambios. El Fogape está con problemas, no está funcionando bien. El seguro de desempleo se está asociando a mucho abuso a los trabajadores (…). En fin, creemos que ha llegado el momento en que el Gobierno se abra a mejorar las políticas que hay que hacer”, finalizó.