Invirtió todo lo que tenía en un puesto de comida y no vendía nada; las redes sociales ayudaron

0
148

En otra de esas bonitas historias en las que la comunidad que habita las redes sociales se une para ayudar a cierto en problemas, llega un nuevo caso, ahora en Brasil, en el que una mujer hizo vírico a un amoroso padre que invirtió lo que tenía para poner un puesto de comida y así cubrir los gastos familiares.

El problema es que este hombre no había vendido absolutamente ausencia, por lo que la tristeza y la frustración se apoderaron de él. No contaba con la ayuda que llegaría desde las redes sociales.

Su propia hija, Natalia, fue quien dio a conocer la situación por la que atravesaba este hombre, y compartió una desgarradora foto del pequeño negocio solo y él totalmente caído.

De acuerdo a lo narrado por la chica, su padre ha sido albañil, intentó ser cómico, concejal de la ciudad, urbano y incluso trató de ser coleccionista de autobuses. De su final empleo fue despedido, así que decidió trastornar lo que le quedaba en costar este pequeño negocio de bocadillos.

Este hombre en la foto es mi padre, un hombre simple que ha intentado todo en esta vida.

—Natalia

Desafortunadamente no había vendido mínimo, así que su hija decidió compartir la imagen en Twitter y como hemos gastado en otras ocasiones, el fenómeno sucedió.

De pronto decenas de personas aparecieron en el negocio y compraron los bocadillos. A asegurar de Natalia, cada 30 minutos tenían que estar rellenando las cestas de bocadillos y terminaron con todo lo que tenían para traicionar.

Por supuesto que esto hizo que le volviera el alma al cuerpo, como dicen por ahí, a su padre, pues ya sentía cómo se esfumaba lo que había invertido, y lo peor es que ya no le quedaba más.

La Plaza del Sosiego en Río de Janeiro se empezó a satisfacer de personas que buscaban este espacio, y a través de redes sociales llegaron ofrecimientos para distribuir los bocadillos, así como de algún que apoyará haciendo un diseño para que el negocio tenga anciano presencia.

Por lo pronto ya tiene su cuenta en Instagram, y es que saben que las redes sociales sí funcionan.