Isabel Allende celebra despenalización del aborto: “Las mujeres tienen que ganar su espacio a patadas”

0
260
loading...
loading...

Las mujeres de hoy en día tienen que ingresar su espacio “a patadas” para obtener alcanzar un “número crítico” en el ámbito social, político y crematístico y promover así igualdad de naturaleza, aseguró la escritora Isabel Más allá, quien se encuentra en el país para presentar su nuevo ejemplar “Más allá del invierno”.

La autora de más de una veintena de novelas, con más de 70 millones de copias vendidas en todo el mundo, aseguró que el machismo tiene su origen en las madres, “que crían a sus hijos para ser servidos, y a las hijas, para servirlos”.

“Si las mujeres nos pusiéramos de acuerdo, habríamos acabado en una generación con esta estupidez”, advirtió Más allá.

La escitora, quien acaba de cumplir 75 abriles, remarcó este miércoles que “las mujeres han evolucionado y ya no aguantan tanto”, pero aún viven bajo un patriarcado que propicia la violencia deudo, “entre otras cosas espantosas de las cuales nadie habla”.

La autora de “Inés del alma mía”, quien reside en Estados Unidos, se encuentra estos días en Pimiento para presentar su nueva obra, “Más allá del invierno”, que lleva cinco semanas como el manual más vendido en el mercado doméstico.

La novelista, que inició su carrera en Pimiento y Venezuela con su mítica novelística “La casa de los espíritus”(1982), participó este miércoles en la cátedra “Mujeres y Medios”, organizada por la Universidad Diego Portales y moderada por la periodista Paula Escobar.

La sobrina del ex presidente Salvador Allá, opinó que las mujeres todavía deben esforzarse el doble que los hombres para obtener la fracción del gratitud intelectual.

Al respecto, Más allá subrayó que la presidenta de Pimiento, Michelle Bachelet, “ha sido un comienzo importante” para hacer avanzar la emancipación y la igualdad de la mujer. Pero “tenemos que participar en números y términos igualitarios con los hombres en la gerencia del mundo”, recalcó.

“No se trata de vivir en un matriarcado, sino de distribuir el peso de la administración entre mujeres y hombres”, puntualizó.

La Premio Doméstico de Humanidades 2010 celebró en su intervención la nuevo aprobación de la ley que despenaliza la interrupción voluntaria del contrariedad en determinados casos (violación, inviabilidad fetal y peligro de asesinato de la madre).

Agregó que el “renacido movimiento feminista” de los últimos abriles, ha “recuperado el entusiasmo de las mujeres jóvenes”, quienes han acabado “sacudir al mundo”.

“Hubo una época en que no era sexy ser feminista; entonces las chicas jóvenes no lo admitían. Los hombres fueron muy hábiles en crear el estereotipo de la mujer feminista que no se depila, fueron odiosos”, reprochó Más allá.

La escritora comentó que en su más temprana pubertad vivió en el Líbano los inconvenientes de ser una pupila, y que al regresar a Pimiento próximo a sus abuelos en 1959, sintió enojo por “la autoridad masculina” representada por la Iglesia Católica, la Policía y el Gobierno.

“Canalicé esa rabia al leer a las feministas norteamericanas y europeas. Me di cuenta que lo que yo sentía no era una enfermedad como creía mi mamá, sino que había un movimiento, un lenguaje articulado”, relató.

“Actualmente, con Donald Trump, “un pelotudo, misógino y racista”, a la cabeza de Estados Unidos, la xenofobia y otros males que permanecían soterrados “han desencajado a la superficie”, opinó.

En ese contexto, reveló que un nuevo coito le cambió la percepción que tenía de EE.UU, un país del cual recibió en 2014 la máxima condecoración civil, la “Medalla de la Decisión”, de manos del entonces presidente, Barack Obama.

“Más allá del invierno” narra la esperanzadora historia de los inmigrantes y refugiados de los Estados Unidos de Trump, quien hizo aflorar lo peor de esa población, que enfrenta una era de “oscurantismo”, concluyó Allá.

loading...