Iskia Siches… conversación obligatoria

0
89

Desde que ganó la presidencia del Colegio Médico (Colmed), en mayo de 2017, no ha pasado inadvertida, porque básicamente rompió los esquemas tradicionales de poder en dicha institución agrupado. Pero han sido estos meses de pandemia los que la han transformado en conversación obligatoria, ya que su nombre circula tanto en las redes sociales como tras bambalinas en el Gobierno, el Congreso y los partidos políticos desde la UDI hasta el Frente Amplio. Por estos días, la doctora Iskia Siches no le es indiferente a nadie, algunos la admiran, otros quieren bajarle el perfil y hay sectores a los que les preocupa su ascensión en las encuestas, sin incautación, nadie discute que, en un clima de carencia de liderazgos nuevos, ella irrumpió en el ambiente político.

El Observatorio de Políticas y Redes Sociales de la Universidad Central realizó un estudio basado en los nombres de quienes aparecieron como presidenciables en la indagación Criteria Research y el resultado arrojó de guisa abrumadora que la conversación política en redes sociales pasa por la figura de la presidenta del Colmed.

Así, Siches tiene más de 82 mil menciones, seguida por la antaño Mandataria Michelle Bachelet, y en tercer división, está la alcaldesa de Providencia (UDI), Evelyn Matthei, con 4.616 menciones. Tras ella vienen el exministro Francisco Vidal (3.850); el senador de Evópoli, Felipe Kast (3.506); el mediático corregidor de Las Condes (UDI), Joaquín Lavín; su par de Recoleta (PC), Daniel Jadue (2.511); la excandidata presidencial del Frente Amplio, Beatriz Sánchez (2.416) y el corregidor de Valparaíso, Jorge Sharp (1.684).

El director del Observatorio, Nicolás Freire, explicó que generalmente, en las infografías que suben de Twitter, las más exitosas alcanzan 300 retuits, pero que en el estudio sobre la presidenta del Colmed se llegó a 1.400: “Cuatro o cinco veces más de lo normal”, precisó.

La presidenta del Colmed ya lleva un rato apareciendo en distintos sondeos de opinión. En la sondeo Tú Influyes de mayo, un 39% consideró que Siches es la figura con más futuro entre las autoridades vinculadas a la pandemia, superando al corregidor de La Florida (UDI), Rodolfo Carter, que en el segundo empleo obtuvo un 12%.

En la sondeo Pulso Ciudadano, realizada entre el 11 y 13 de junio, Siches apareció en el ranking de presidenciables, misma letanía en la que todavía fue incorporada  en el sonsaca Criteria Research de principios de mes, con un 3% de mención espontánea. Y en la Cadem de este domingo 14 de junio, la presidenta del Colegio Médico encabezó el relación de figuras políticas mejor evaluadas (61%), a la par con el corregidor Lavín, quien a posteriori de 25 meses consecutivos tuvo que compartir dicho sitial.

La académica de la Universidad de Valparaíso y miembro de la Red de Polítólogas, Javiera Arce, explicó que en estos meses la doctora Siches “tomó un rol de cuidadora que les gusta mucho a los chilenos, ella es mucho más dura que Bachelet, aunque de una u otra forma igual nos está cuidando en términos epidemiológicos, pero igualmente económicos. La salida, la propuesta (económica) fue sumamente conservadora, pero el conquistar hacer confluir a todos estos sectores le da una visión de Estado, por eso le tienen miedo, ella ha sido muy inteligente, muy astuta”.

Para el analista Axel Callís, el liderazgo de Siches se produce principalmente por la “total ausencia de líderes confiables dentro del mundo de la política y, por sobre todo, en la oposición”. En ese sentido, agregó que la doctora “es un rostro joven que concentra la credibilidad de un gremio que, a la vez, genera mucha confianza en la opinión pública, como lo es el de los médicos. Se contrapone a la información difusa, poco transparente y de baja credibilidad que ha tenido el Gobierno, desde opiniones y vocerías esencialmente técnicas, es decir, carente de una agenda propia asociada a intereses particulares, sino que más bien responde a un interés público”.

Pero no solo en redes o las encuestas Siches ha traumatizado pauta. Fue ella quien articuló la propuesta que hicieron 16 economistas hace un par de semanas, documento que sentó las bases de la discusión política y posterior negociación entre La Moneda y la decano parte de la examen, que este fin de semana confluyó en el acuerdo de plan crematístico para sortear los enseres de la pandemia del Coronavirus. Desde la propia examen reconocieron que si esa misma propuesta la “hubiese llevado a lengua el PS, PPD o al DC, estaría en el fondo de un escritorio en La Moneda”, lo que es considerado una prueba de la credibilidad que ha ido adquiriendo la figura de la presidenta del Colmed.

Entre sus pares de la mesa asesora COVID-19 le reconocieron a Siches un vocabulario de casquivana comprensión como un vasto sustento técnico para confutar y proponer las ideas, mientras que desde la examen destacaron que una de sus principales atributos ha sido hacer importante su rol como dirigenta cooperativo. Es que desde la presidencia del Colegio Médico, le ha cedido un viraje a la conducción de dicho hermandad, con un cachas acento en la sanidad pública como prioridad doméstico.

Hasta la semana pasada, su reelección en la presidencial del Colmed enfrentaba un escollo no beocio, la competencia abierta que le estaba ejerciendo el doctor, Enrique Paris. Pero donado que este fue reputado el fin de semana como nuevo ministro de Salubridad, las reglas de la relación entre los dos tomaron un nuevo dirección, ya que los dos tienen un papel que retar en el contexto de la crisis sanitaria, son contra parte el uno del otro. Al respecto, desde La Moneda afirmaron que los dos médicos están obligados a demostrar “altura de miras”, ya que el principal del Minsal tiene que mostrar una  longevo comprensión en esta nueva etapa del manejo de la pandemia y la dirigente cooperativo no puede poner en alerta la credibilidad que ha reses, como voz autorizada, en estos meses.

Un trato de manguito blanco entre entreambos sería la regla por ahora y es lo que mostró Siches desde el sábado. “Nuevo Min. de Salud Dr. Enrique Paris enfrenta el inmenso desafío de cambiar profundamente la estrategia sanitaria hacia una de colaboración, transparencia y con medidas concretas para cortar la cadena de transmisión. Para esta tarea cuenta con total disposición del @colmedchile”, precisó aquel día en twitter la doctora, mientras que en varias entrevistas de esa trayecto recalcó el respeto profesional que tiene por el nuevo ministro.

Un tono que dista mucho de las discrepancias públicas que tuvo con el aludido principal del Minsal, Jaime Mañalich, a quien cuestionó varias veces estos meses por su errática logística para manejar la pandemia, como por su estilo cerrado al diálogo, con el que marginó al Colmed, a los alcaldes y un sinfín de expertos.

La académica de la Universidad de Valparaíso y miembro de la Red de Polítólogas, Javiera Arce, explicó que en estos meses la doctora Siches “tomó un rol de cuidadora que les gusta mucho a los chilenos, ella es mucho más dura que Bachelet, aunque de una u otra forma igual nos está cuidando en términos epidemiológicos, pero todavía económicos. La salida, la propuesta (económica) fue sumamente conservadora, pero el alcanzar hacer confluir a todos estos sectores le da una visión de Estado, por eso le tienen miedo, ella ha sido muy inteligente, muy astuta”.

Para demostrar independencia, en el género de confianza de la presidenta del Colmed destacaron que no hay militantes activos de partidos políticos, quizás ex miembros de los colectivos universitarios que dieron vida al FA, pero, aseguraron, “ella no es cercana al Frente Amplio”. En su entorno explicaron que hay un “segundo anillo” de cercanos en los que sí hay miembros del autonomismo y RD, pero recalcaron que eso no implica una relación política con estos partidos ni el FA, porque encima ella no cree en el asambleísmo que los caracteriza.

En los partidos de derecha han intentado bajarla formalmente el perfil, aunque en privado reconocen que su figura no puede ignorarse y que por lo mismo, no es gratuita la campaña de denostación en redes sociales que se ha desarrollado en su contra hace semanas. En la DC dijeron que no les gustan los liderazgos “tan de izquierda” y en sectores del mundo progresista, les hace ruido, porque ven que la presidenta del Colmed “no responde a nadie”, por lo que se les hace arduo intentar pautearla, encasillarla o amarrarla a alguna memorándum partidista.

En el Partido Socialista dijeron que miran con “mucha simpatía” a la presidenta del Colmed, especialmente en la hueste de lozanía, instancia que reúne a todos los militantes vinculados con esta ámbito. Explicaron que su irrupción caldo a romper con el peso que ejercían los ex ministros, Soledad Barría y Álvaro Erazo, que si perfectamente son referentes históricos, el discurso de Siches tiene un buen fundamento técnico y un relato simple, lo que “hizo parecer que los referentes socialistas hablan otro idioma”.

En los partidos transversalmente le reconocieron a Siches que “desde el Colmed ha sido más oposición al Gobierno que la oposición” y que hasta ahora, ha tenido la sagacidad política de no cometer grandes errores y “no pisar ningún palito”.

Desde el equipo de Siches afirmaron que cualquier intento por unir su figura a una carrera presidencial o parlamentaria es una forma de “dañar” su candidatura a la reelección de la presidencia del Colmed.

Antiguamente de la pandemia

En la universidad Siches militó hasta el 2013 en las Juventudes Comunistas, allí tenía un núcleo importante de estudiantes movilizados en Medicina de la Universidad de Pimiento. Aunque no existen certezas, habría dejado su militancia por el viraje con destino a la Nueva Mayoría que tuvo el PC en esa campaña presidencial y parlamentaria. En la “selva política” de la Pimiento alcanzó a marcial donde la centro-izquierda se dividía entre las juventudes de los partidos concertacionistas, DC, PS, PPD, más las JJCC: el mundo autonomista proveniente de la Surda y la Izquierda Libertaria.

Destacó como dirigenta al interior de la Cátedra de Medicina y fue parte del Senado Universitario. Ya en 2014 entró de realizado a la estructura en el Colmed, año que fue parte de un género interno llamado “Oxigenemos el Colmed” (O2 Colmed) compuesto principalmente por residentes de medicina y médicos generales de zona, que estaban en proceso de sacar su especialización. Una gestación que fue parte de las movilizaciones estudiantiles, ligados al mundo extra Concertación, entre independientes, ligados a Revolución Democráticas y al mundo autonomista asimismo.

Para aquella comicios, “O2 Colmed” integró una cinta de centroizquierda, principalmente PS, y fueron tres sus candidatos: Camilo Bass, que iba a la mesa doméstico, Izkia Siches, que disputaba la mesa del regional Santiago y Gonzalo Rubio (autonomista) que iba como mentor caudillo por el regional Santiago. A pesar que perdieron la sufragio doméstico, ya que ganó el presente ministro de Salubridad, Siches y Rubio ganaron con primera mayoría sus  votaciones. Un resultado que fue observado en ese momento por el agrupación al que pertenece Paris en el Colegio Medico, el de los profesionales ligados al mundo de las clínicas privadas.

Entre el 2014 y 2017 el liderazgo de Siches creció como presidenta regional de Santiago el “O2” se fortaleció a la interna. Para la alternativa de 2017, la cinta convocó a un reunión importante de médicos y médicas “muy amplio políticamente (…) médicos jóvenes y colegiados, residentes, miembros de la Atención Primaria del Sector Público y médicos jubilados con mayor peso”, contaron desde el mismo comunidad.

Fue ahí que Siches logró la primera mayoría con una “votación individual histórica” y el regional Santiago resultó compuesto principalmente por miembros de O2. Con su venida a la presidencia del Colmed, el rol notorio y político del cofradía dio un vuelta, la pandemia le ha donado una plataforma de credibilidad que no pocos en el mundo político se la quisieran. En esta nueva etapa del manejo de la crisis sanitaria del Coronavirus, difícilmente la doctora Siches estará ajena en el debate conocido y político.