Israel, el país con mayor índice de vacunación contra la covid-19 ya está viendo retroceder la enfermedad

0
39

Ya pasó casi un año desde que se declaró la emergencia mundial por la pandemia del coronavirus. Las cosas han cambiado tan abruptamente que parece que siempre hemos estado viviendo así, pero en verdad solo se trata de una gran modificación en nuestras vidas.

A la término, Israel es el país que tiene el decano porcentaje de personas a las que ya se les administró la vacuna contra el covid-19, un 58 por ciento de la población para ser más exactos. Aproximadamente seis semanas a posteriori del inicio de la campaña de inmunización, al fin comienza a hallarse la luz al final del túnel, pues ya se empieza a ver sus resultados en el primer especie conformado por los adultos mayores de 60 abriles de permanencia.

Eran Segal, avezado en observación de datos del Instituto de Ciencia Weizman en Rehovot, fue uno de los primeros en advertir sobre el cambio en la tendencia de los contagios, argumentando que aun con todo lo que esto implica, el tema debe tratarse con precaución, pero que el retroceso en Israel ya se está haciendo evidente.

Básicamente, lo que ha cambiado es el comportamiento de la enfermedad entre el montón de personas mayores de 60 abriles, que es el que ha sido de los más afectados. En las últimas dos semanas, los casos se han pequeño en un 35 por ciento. Encima, los casos positivos en este congregación ya no son tan graves.

Las hospitalizaciones han disminuido igualmente en un 30 por ciento y los casos críticos de la enfermedad han bajado en un 20. Estas cifras no pueden ser adjudicadas al confinamiento porque las medidas eran las mismas que en el posterior que se llevó a mango y no se produjo cambio alguno.

Algunos de los estudios preliminares que ha llevado a lengua Maccabi Healthcare Services todavía indica que la efectividad de la vacuna desarrollada por Pfizer ronda el 90 por ciento. Claro que la transformación de la campaña de inmunización en Israel no está exenta de problemas.

Este país se ha manido envuelto en duras críticas emitidas por la comunidad internacional por no admitir la prevención a Lazo o Palestina, que igualmente tienen problemas internos. Encima, las comunidades de judíos extraortodoxos muestran evasivas para no aceptar la vacuna por motivos religiosos.

Lo mismo pasa en ciudades con más población musulmana, en las que la inoculación disminución por la desconfianza que hay con destino a el gobierno. Encima, las problemáticas sociales se perfilan como el más egregio obstáculo no solo aquí, sino en todo el mundo, en peculiar por la población que desconfían de la propia vacuna.

Esta es una excelente aviso para todo el mundo. Sí, las cosas han cambiado demasiado, pero no por eso debemos apearse la destacamento, la pandemia sigue y hay que seguir con las recomendaciones sanitarias. Esperamos que haya resultados positivos como este y vayan convenciéndonos de lo necesario que es administrarse la vacuna en cuanto sea posible.