Jefe de la OEA por Venezuela: "Es como si la dictadura de Pinochet hubiera cancelado el plebiscito"

0
385
loading...
loading...

AFP

El secretario militar de la Estructura de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, anunció este viernes que próximamente publicará la interpretación actualizada de su crítico noticia sobre Venezuela, que citará los “serios retrocesos” humanitarios y electorales tras el inicio del diálogo entre gobierno y concurso.

“La modernización de nuestro documentación (…) tiene en cuenta específicamente los retrocesos que ha habido desde el principio del diálogo en noviembre“, dijo Almagro a periodistas tras aceptar al vicepresidente del Parlamento venezolano, el diputado oponente Freddy Guevara.

Esta modernización pondrá al día el detallado documento que el ex canciller uruguayo presentó en junio pasado a los países miembro, en el que denunció “una grave alteración del orden constitucional” y tolerante en Venezuela y que puso al país petrolero en el centro de acalorados debates en el organismo regional.

Almagro dijo que todavía no hay data prevista para transmitir el nuevo texto, porque se tomará “el tiempo necesario” para redactarlo. Encima, precisó que lo enviará directamente a los socios del liga, en punto de presentarlo oralmente frente a el Consejo Permanente de la OEA.

El titular de la OEA denunció de todas formas los “serios retrocesos” en el funcionamiento de la Asamblea Doméstico -dominada por la oposición-, la libramiento de “presos políticos”, la ayuda en alimentos y medicinas y la realización de elecciones.

Si Pinochet hubiera cancelado plebiscito 

“Se mantiene la lógica que se puede detener a cualquiera, en cualquier condición, en cualquier momento”, dijo el dirigente del organismo regional, señalando que el número de opositores detenidos ha aumentado en los últimos diez meses, superando el centenar.

Almagro denunció los obstáculos colocados a la Asamblea Doméstico, especialmente desde que el Tribunal Supremo de Conciencia (TSJ) -que la examen acusa de parcial- la declaró en desacato y anuló todas sus decisiones por no desvincular a tres diputados acusados de fraude electoral.

Todavía reiteró su condena a la suspensión a finales del año pasado de un referendo revocatorio al mandato del presidente Nicolás Adulto, calificando ese mecanismo como “el único esquema que había de salida constitucional”.

“Es como si la dictadura de (el general chileno Augusto) Pinochet hubiera cancelado el plebiscito que permitió la salida democrática del país; definitivamente un paso muy serio, muy grave”, comparó.

Los venezolanos siquiera conocen la término de las elecciones de gobernadores, que debieron realizarse por ley en diciembre del año pasado.

“Todos los cronogramas electorales han sido completamente devastados por una condición de violación permanente de los derechos civiles y electorales”, apuntó.

Guevara, de Voluntad Popular -organización del encarcelado líder oponente Leopoldo López-, destacó de su flanco la “deuda inmensa” que tienen los venezolanos con Almagro, quien se ha convertido en un duro crítico del gobierno de Reflexivo.

El diputado advirtió al jerarca de la OEA sobre la “amenaza inminente de ilegalización” de los partidos políticos en Venezuela, mediante un procedimiento del Poder Electoral de renovación, que tachó de “ilegal”.

Posiciones más duras 

El disputa en la OEA cerró una cita de cuatro días de Guevara y otros diputados venezolanos a Washington, donde igualmente se reunieron con la legisladora republicana Ileana Ros-Lehtinen y el subsecretario de Estado Tom Shannon, en el ámbito del inicio del nuevo gobierno del presidente Donald Trump.

Guevara señaló que la nueva compañía tiene una “preocupación muy importante” respecto a Venezuela y “va a tener posiciones más duras que la anterior”, aunque reconoció que aún yerro claridad pues varios cargos claves en el Sección de Estado aún están vacantes.

El parlamentario defendió las sanciones ordenadas por el expresidente Barack Obama contra siete funcionarios venezolanos por abusos de derechos humanos, y dijo que el gobierno de Estados Unidos estaría evaluando nuevas medidas, apuntando a personas señaladas de corrupción.

El crónica de Almagro provocó un debate inconcluso en el organismo sobre la aplicación de la Carta Democrática Interamericana, que faculta a la OEA a intervenir en casos de modificación constitucional.

Las presiones cedieron un poco tras el inicio en noviembre de un diálogo entre el gobierno y la concurso, apadrinado por El Vaticano, pero que ha fracasado.

A pesar de sus críticas al diálogo, Almagro rechazó comentar sobre el rol del Vaticano.

Fuente:T13.cl

loading...