Jorge Ramírez por Servel: «Yo no sé si alguna vez en la historia un presidente de esa instancia había tenido una posición tan ideológica»

0
39

-Hubo una exposición del presidente del Consejo Directivo del Servel, que probablemente no se ha trillado en abriles anteriores, donde hace remisión a puntos políticos de lo que pasó en el rechazo de numerosas candidaturas parlamentarias y de Cores. ¿Crees que eso pueda afectar la credibilidad del Servel?

-Hay que señalar que hay dos instancias distintas en el interior del Servel. Una es la dirección del Servel que es el víscera oficinista, que está a cargo de Raúl García, y posteriormente está el Consejo Directivo del Servel. Para ser correctamente franco, respecto de la forma en que ha actuado el Servel en términos administrativos, tengo diferencias, creo que hubo errores en la estructura de inscripción de candidatos y candidatas a partir de la plataforma, pero en términos generales siempre hemos recibido una buena recibo y siempre se ha mostrado una voluntad democrática respecto de la estructura orgánica del Servel, que nosotros destacamos y en la reunión que tuvimos con don Raúl se lo hicimos enterarse.

Ahora, diferente es el Consejo Directivo, y efectivamente yo no sé si alguna vez en la historia en estos últimos 30 abriles un presidente de esa instancia había tenido una posición tan ideológica respecto de la situación que se está viendo en el Servel, con una opinión política de traumatizado sesgo político. En ese sentido, nos llamó mucho la atención que más que intentar resolver, como lo vimos históricamente con quienes dirigían el Consejo Directivo, esta vez don Andrés Tagle – militante de la UDI – lo que hizo fue más perfectamente cerrar la puerta y dar una opinión política que no le corresponde. Y no le corresponde porque él debe resguardar que la institucionalidad del Servel tenga siempre una posición democrática pero encima ajena a las distintas concepciones ideológicas y políticas que se enfrentan en ese espacio. Yo creo que esto muestra, de alguna forma, que hay instituciones que siguen marcadas por el binominal. El Consejo tiene a miembros de la derecha y la exConcertación.

-En el tema presidencial, ha habido un veterano protagonismo del candidato de Apruebo Dignidad, Gabriel Boric, con el representante de Pimiento Podemos +, Sebastián Sichel. Ahí se ha concentrado la discusión política. ¿Existe una audacia de concentrar ahí el debate?

-Yo creo que hay un viejo protagonismo de quienes son los candidatos con mayores posibilidades de producirse a segunda reverso. Eso siempre ha sido así en estos últimos 30 abriles, que siempre se concentra mediáticamente en los candidatos que tienen mayores posibilidades de acaecer a segunda reverso. Evidentemente, estos últimos días han estado marcados por un ataque permanente del candidato de la derecha alrededor de Gabriel, que tiene que ver con que Sebastián Sichel sabe que el candidato a vencer es Gabriel Boric, y por lo tanto intenta o están intentando desde la derecha, mermar el apoyo ciudadano que tiene nuestra candidatura. Va a venir un ataque feroz de los sectores conservadores, va a suceder una permanente dinámica de acusaciones en contra del candidato. Y lo que nosotros hemos hecho es reponer con mucha envero política, pero intentando poner lo programático por sobre estos dimes y diretes tan propios de la política de nuestro país que requieren avanzar a que la ciudadanía conozca cuáles son las propuestas de los candidatos y candidatas. Eso es lo que la ciudadanía está esperando, no retener quién tiene magister, quien no tiene un magíster, quién tiene un título más, un título menos. Sino más admisiblemente enterarse quién tiene la capacidad de conducir este país, con proyectos, con ideas, con un plan de país que ofrecer. Nosotros sabemos que Sichel le argumenta a los grandes empresarios y a Sebastián Piñera, y ahí hay una dinámica que vamos a ver permanentemente.

-¿Ha sido un error no marcar diferencias con Yasna Provoste?

-Hay un espacio en disputa en términos generales, porque hay una ciudadanía que está ansiosa de poder conocer cuáles son las propuestas de los candidatos y candidatas, y creo que lo que hemos ido haciendo desde el comando de Gabriel y con Gabriel es ir poniendo los temas sobre la mesa. Es muy difícil luchar con Yasna porque todavía no conocemos cuáles son las propuestas de Yasna Provoste, no sabemos cuál es el programa, y por lo tanto en la medida que ella vaya haciendo propuestas iremos conociendo y debatiendo respecto de las diferencias que eventualmente tenemos. Más que constreñir con quién vamos a discutir, lo que tenemos que puntualizar – y lo hemos estado haciendo – es cuál es el plan de país que le ofrecemos a la gran mayoría de chilenos y chilenas, independiente de su posición política y de dónde votaron la última vez. A nosotros nos importa mucho hablarle al Pimiento profundo, del siglo 21, al que se movilizó, que está ansioso y esperando una propuesta de país, y de transformación y cambio que permitan mejorar las condiciones de vida. No le vamos a ir a preguntar a ese ciudadano o ciudadana por quién votó en la primaria, por quién votó en la última votación, a qué sector político representa, sino que más aceptablemente vamos a conversar y dialogar con todos y todas, esperando construir una mayoría popular que desborde la política tradicional, las dicotomías tradicionales y que tenga la capacidad de convocar a una fuerza política y social que no sólo le dé el triunfo a Gabriel, sino que se proponga avanzar anejo a él.

-¿Se ha conseguido incorporar otras miradas del Frente Amplio a la campaña y del Partido Comunista?

-Siempre es difícil construir un comando que sea representativo de las distintas fuerzas políticas que apoyan a Gabriel, y luego eso ha sido un proceso de mucho diálogo, mucha advertencia, con mucha capacidad política de entender el desafío que tenemos, con cierta autonomía al comando, que se ha ido, en la última semana, apurando y estructurando. El comando de Gabriel va a estar ya la próxima semana mucho más estructurado. Va a ser un comando que va a representar a todos los sectores de Apruebo Dignidad, pero sobre todo a la ciudadanía. Giorgio tiene un rol importante, que todos reconocemos y agradecemos, pero se han ido incorporando otros sectores de las distintas fuerzas políticas. Camila Vallejo en el equipo político, Doris González en el equipo social. Gonzalo Montoya, Mauro Tamayo y Valeska Naranjo en el equipo territorial. Sí creo que debe acaecer una irrupción más cachas en los sectores más populares de Apruebo Dignidad y el Frente Amplio, Creo que ahí sí ha faltado un poco de comprensión, pero es parte de una dinámica y una estructura que se está conformando. Se están haciendo todos los esfuerzos.

-En lo parlamentario, ¿cuál fue la desafío de Comunes? ¿Subió las expectativas el resultado de Karina Oliva en la disyuntiva de gobernadores, donde llegó a segunda dorso?

-Lo hemos planteado como una relación política en el interior del Frente Amplio y que todavía en el interior de Apruebo Dignidad que es la irrupción de un mundo y una ciudadanía que no había participado en la política en los últimos 30 abriles, que no se siente representada por los partidos políticos tradicionales, que asimismo cuestiona a los partidos del Frente Amplio y de Apruebo Dignidad, pero que está y que existe, y que quiere ser parte de los cambios y las transformaciones. Teníamos una dimensión de cómo entender la parlamentaria distinta a cómo se ha entendido el posterior tiempo, y luego una articulación que supera a Comunes. Ha aportado mucho lo que hizo Karina Oliva y el triunfo de nuestro jefe en Tarapacá, José Miguel Carvajal, que nos permiten rasgar un mundo que se siente convocado. Hicimos un esfuerzo importante de articularnos con Tomás Hirsch, que es nuestro candidato en el distrito 11, Ana María Gazmuri en el d12 y Camila Musante en el d14. Por cierto nuestras candidaturas más emblemáticas como Karina Oliva, candidata a senadora; Emilia Schneider en el d10, Constanza Valdés en el d7, Ariel Mateluna d12 y las diputadas en entrenamiento como Claudia Mix y Camila Rojas.

-Para cerrar, y volviendo a la presidencial. A Sebastián Sichel se le ha calificado como el candidato de continuidad, a Gabriel Boric como el de la renovación. ¿Coincides? ¿Qué candidata sería Yasna Provoste?

-Sebastián Sichel es el candidato de la continuidad del peor gobierno de la historia, de un gobierno que ha violado los derechos humanos, pero encima es el candidato de los grandes empresarios de este país. Eso queda demostrado en su historia. Y Gabriel, más que el candidato de la renovación, es el candidato del cambio y la transformación. Yo no quiero un candidato que renueve la política simplemente, yo quiero un candidato que venga a ser un cambio y una transformación profunda a cómo se ha hecho la política en los últimos 30 abriles, en empujar el proceso constituyente y crear transformaciones y cambios que democraticen la sociedad y le devuelvan los derechos a los ciudadanos. Y de Yasna Provoste la verdad es que es difícil pronunciarse porque ella efectivamente representa el mundo de los últimos 30 abriles, pero intentando avanzar en una confín, que todavía no sabemos cuál va a ser. Si Yasna se viste de cambio pero termina acompañada de los mismos de siempre, la verdad es que es difícil creer que hay una voluntad y una intención de cambio.