Jornadas de más 16 horas y altos niveles de crisis emocional: los alarmantes resultados de encuesta sobre impacto de la pandemia en profesores y profesoras

0
136

Más de 13 mil profesoras y profesores de todo Pimiento participaron en la investigación elaborada por la Red de docentes feministas de Pimiento (Redofem) y habilitada y difundida por la Cámara de Diputadas y Diputados en junio de este año. El escarbado arrojó una extenuante sobrecarga sindical, que llega a exceder las 16 horas diarias de trabajo.

El estudio denominado “Impacto en la vida personal y laboral de profesores y profesoras en Chile a un año de crisis sanitaria” entregó datos acerca de las condiciones de trabajo y los niveles de agobio que han enfrentado las y los docentes durante la pandemia.

Del total de 13.636 encuestados, un 77% fueron mujeres. Las y los docentes que respondieron la sondeo indicaron que destinan al trabajo pedagógico en pandemia un promedio de 16,5 horas diarias, lo cual supera con creces la cantidad de horas de trabajo diario por el cual podría ser contratado un docente, aun con excursión gremial completa.

“Los resultados de este estudio visibilizan una realidad que ha sido silenciada, que es la sobrecarga y la desprotección en la que se encuentran las y los profesores de Chile, y que se ha agudizado en pandemia. Como comisión de Educación de la Cámara impulsamos este estudio y yo espero que los datos sirvan para llamar la atención y se tomen las medidas por parte del Mineduc y de este Gobierno”, comenta la diputada Camila Rojas.

Según el crónica de la averiguación, “los datos muestran que no es posible compatibilizar la carga de la jornada laboral docente con el trabajo doméstico y de cuidados”. En el caso de las profesoras que asimismo son madres declararon que dedican 8,5 horas al trabajo no remunerado en el hogar. Un 19% señaló que no dedica tiempo al proceso de enseñanza de sus hijos, mientras que el 55% dedica dos horas o menos de comitiva a su comunidad.

Agobio y lozanía mental

“El nivel de agobio que logramos evidenciar y la insuficiencia de apoyo institucional muestra que el sistema educativo se sostiene en base a la explotación de las y los docentes, especialmente de las profesoras que son un 73% de la dotación y experimentan mayor carga laboral debido a las tareas de cuidado”, explica Rocío Henríquez, profesora de Filosofía y representante de Redofem.

La averiguación igualmente encendió una aviso en cuanto a la salubridad mental de las y los docentes: un 35% de las profesoras dijo encontrarse “en el máximo nivel posible” de crisis afectivo-emocional (crisis de angustia, pánico, ansiedad, depresión, estrés, fibromialgia, etc.). Por otro flanco, un 58% de las y los consultados señaló observar que no se escuchan sus deposición y requerimientos en el trabajo.

“Las y los docentes ejercen en contextos con una lógica poco democrática, donde se les escucha, pero no se les considera en la toma de decisiones. Nosotras creemos que esta falta de consideración incide en la ausencia de políticas institucionales pertinentes, lo que luego impacta en el contexto laboral y en el bienestar de las y los docentes y repercute, inevitablemente, en el proceso educativo”, concluye Rocío Henríquez de Redofem.

  • Puede descifrar el documentación completo en este link.