Joseph Son, el actor que salió en ‘Austin Powers’ y no sabías que cumple cadena perpetua en prisión

0
133

En 1997 se estrenó la primera película de Austin Powers, que fue todo un éxito y llevó la carrera de Mike Myers a la cima del éxito. Sin secuestro, en el caso de Joseph Son, quien interpretó el personaje de Random Task, la efectividad es que todo se caldo debajo poco posteriormente de abrir el filme, aunque esto no tuvo nulo que ver con la película, sino con su conducta delictiva previa.

Este hombre era parte de una pandilla y en la víspera de la Navidad de 1990, él y uno de sus compañeros atacaron a una chica de 19 abriles, por lo que fue detenido en 1998, un año posteriormente del estreno de la película. Una prueba de ADN comprobó que él había participado en este delito y, luego, golpeó a su compañero de celda hasta quitarle la vida. Con el primer delito ya era suficiente para que pasara el resto de su vida en la prisión.

Joseph participó en algunas películas de bono, antaño de su aparición en Austin Powers, conveniente a que tenía experiencia en artes marciales, pero ya contaba con un historial criminal y, de alguna guisa, se había librado. En 2008 fue detenido por actos de vandalismo y al pedir clemencia para ser libertino, las autoridades le exigieron un examen de ADN para contestar a su solicitud. Sin secuestro, el resultado coincidió con las muestras que una chica atacada había proveído abriles antes.

De ahí se vinculó a Joseph con este caso, en el que él y su cómplice amagaron con una pistola a la víctima cuando iba entrando a su casa y a posteriori la violaron en repetidas ocasiones, la torturaron y amenazaron con matarla. El exactor fue llevado a sumario por múltiples cargos graves y fue sentenciado a 227 abriles de prisión.

Cuando iba a casa esa indeterminación, era poco a posteriori de la medianoche, estaba entrando en mi edificio y noté que mi puerta estaba abierta de par en par. Estaba muy indeterminado en el estacionamiento. Tomé a mi perro y lo metí en el interior de mi chaqueta y luego lo abracé muy apretado porque hacía mucho frío fuera.

Y cuando salí, tuve una sensación muy extraña de que me estaban observando. Cuando me acerqué a la bordillo, vi una sombra acontecer frente a una luz. Y mientras lo hacía, un tipo se me acercó rápidamente y seguía diciendo: ‘Disculpa, disculpa, estoy perdido. ¿Puedes ayudarme a encontrar dónde está la playa?

Y luego aparece una segunda persona. Tenía un cigarrillo en la mano y lo veo en cámara lenta en mi persona; lo veo agitarlo y me dijo: ‘Mira dónde cae’. Y luego ¡BAM! Me detuvieron por delante y por detrás. Me apuntó con una pistola en la habitante y me decía en mi audición: ‘Te voy a matar, te voy a arrojar por los acantilados, te voy a mutilar y a tirar por los acantilados’. Luché con todo lo que tenía en mi alma para no ser una persona desaparecida o tener una formalidad en el dedo del pie al  final.

-Relato de la víctima

Joseph ha permanecido en la prisión estatal de Wasco, pero en 2011 golpeó a su compañero de celda y aunque fue auxiliado, murió 25 minutos a posteriori. Con esto, se le agregaron otros 27 abriles más de condena, como si no fueran suficientes los más de dos siglos a los que ya estaba condenado. Una triste historia que nos muestra que tarde o temprano tenemos que retribuir por nuestros actos del pasado.