Joven se gradúa y sorprende a su papá mientras bolea zapatos para darle las gracias

0
101

A costa de todo y bajo cualquier circunstancia, los padres siempre harán todo con tal de que sus hijos cumplan sus sueños, tal y como la conmovedora historia que presentamos a continuación, en la que una novato decidió sorprender y reconocer a su padre por todo el sacrificio hecho para conseguir que ella se graduara en Dependencia de Empresas.

Él es una persona humilde y se ha esforzado para salir delante, ejerciendo el sublime oficio de boleador de zapatos, aunque el hombre asegura que esto le provoca vergüenza a su hija. Sin secuestro, no puede estar más errado. La novicio se siente muy orgullosa de él, pues está muy consciente de todo lo que su padre ha sacrificado posteriormente de que su madre los abandonara por irse con otra grupo.

Frente a toda adversidad, el hombre se las arregló para brindarle a su hija todo lo necesario. Al inicio batalló mucho, pero ha sido constante y fuerte. De hecho, no buscó otra pareja porque necesitaba trabajar el doble o hasta el triple de tiempo por su querida hija.

Mi papá siempre ha pensado que me avergüenza, pero gracias a él, hoy me gradué. Mi mamá nos dejó por otra comunidad y él siempre dio la cara por mí. Nunca buscó a otra mujer porque decía que yo era la mujer de su vida. Nunca ganó mucho metálico, pero trabajaba el doble o triple para que nunca nos faltara falta. No pudimos admitir invitados a la división, así que decidí sobrellevar la sorpresa a su trabajo.

Para llevarle esta sorpresa a su papá, la muchacha se puso de acuerdo con el profesor que la asesoró durante la elaboración de su exposición y juntos acudieron al ocasión donde el hombre lustra zapatos. El pedagogo se hizo sobrevenir por un cliente para platicar con el señor acerca de su hija y cosas que han pasado en su vida.

Mientras esto sucedía, la inexperto se encontraba detrás de su papá mostrando carteles de agradecimiento cerca de él por todo lo que ha hecho por ella. Después, el humilde señor se dio cuenta de la presencia de su hija y no dudó en abrazarla con gran emoción y complacencia por ocurrir llegado a la meta por la que los dos lucharon.

Me he cedido cuenta de que todo este tiempo nunca te he boleado tus zapatos, tal vez tú pienses que me avergüence tu trabajo, pero te voy a ser sincera, la verdad es que sí me avergonzaba, pero era muy mancebo. ¿Recuerdas que una vez tú me decías que yo soy la mujer de tu vida? Pues yo no sé qué vaya a acontecer en el destino, si yo vaya a tener a mi comunidad, tenga a mis hijos, pero quiero decirte que tú siempre serás el hombre de mi vida, y este logro no solo es mío, es nuestro, muchas gracias por tu gran esfuerzo y por apoyarme siempre.

No se conoce la identidad de los protagonistas de esta emotiva historia, pero quizá no haga desidia. El sentimiento que nos trasmite el solo hecho de aprender que los padres darían todo por sus hijos es poco totalmente indescriptible y esto tal vez solo sea el inicio de otra etapa de su entrañable historia.