Juzgado de Garantía de Rancagua reabre el caso Caval por “diligencias pendientes”

0
254

A posteriori que el fiscal Sergio Moya anunciara esta semana el clausura de la investigación del caso Caval, el Chancillería de Aval de Rancagua resolvió este viernes reabrirlo por 20 días tras reunir los argumentos de la defensa de uno de los imputados, Mauricio Valero, sobre la existencia de diligencias pendientes.

Durante una audiencia realizada esta mañana, el Empleo Manifiesto alegó que las diligencias estaban agotadas, a lo que se sumaron los abogados de otros formalizados.

El abogado de Valero, Felipe Jiménez, citado por La Tercera,  dijo que lo que está irresoluto tiene que ver con la arista Saydex, firma que asesoraba al Servicio de Salubridad Metropolitano a través de la empresa Caval.

“Nosotros habíamos solicitado oportunamente que se periciaran unos correos y esa pericia no se había efectuado. Esta es una causa muy grande entonces nosotros entendemos que de repente el Ministerio Público no alcanza a resolver  todo lo que se le pide, y esto para nosotros en nuestra tesis de defensa es fundamental”, dijo, agregando que dichos correos “relatan la comisión de un delito pero  no están en los servidores, entonces no sabemos de dónde salieron ni quién los fabricó. Esto sirve para demostrar que no existe ningún ilícito en esa arista”.

El fiscal Moya dijo que esta reapertura no afectará los plazos en este caso, y señaló que el Empleo Conocido intentó impedirla “ofreciendo al tribunal que no cuestionaríamos que las defensas pudiesen incorporar como pruebas todas aquellas diligencias que llegaran posteriormente del falleba, pero el tribunal desestimó dicha postura”.

Y sobre las diligencias indicadas por la defensa de Valero, manifestó que éstas se solicitaron “antes de ayer -el miércoles-, entonces señalan que son diligencias pendientes respecto de las cuales la Fiscalía no ha dado curso. Pero como ya sucedió en una oportunidad es una práctica que se pidan diligencias antes de la audiencia de cierre con la finalidad de plantear en la audiencia que hay diligencias pendientes”.

El caso estalló el verano de 2007 cuando la revista Qué Pasa dio a conocer el millonario negocio que Valero y su socia en Caval, Natalia Compagnon, llevaron a parte al obtener en 6.500 millones terrenos de la comuna de Machalí que luego revendieron en $9.500 millones con la promesa de un cambio de plano regulador que permitiría el crecimiento de proyectos inmobiliarios.

Para ello Compagnon, nuera de la Presidenta Michelle Bachelet, consiguió un millonario crédito bullet que gestionó a fines de 2013  directamente con el vicepresidente del Bandada de Pimiento, Andrónico Luksic, ad portas que la mandataria resultara electa en las elecciones presidenciales. Y se aprobó un día posteriormente que la mandataria se impusiera en segunda dorso.

Natalia Compagnon es uno de los siete imputados que irán a pleito verbal. Otros cuatro alcanzaron futuro alternativas.