Klyde se niega a afeitarse y muchos la llaman “asquerosa”

0
29

En la hogaño muchas mujeres han dicho ¡Suspensión! A todos los abusos y esa manía de la humanidad de creernos “perfectas” en todos los aspectos de la vida, sobre todo cuando del físico se trata, siempre con el mechones pulcro, piernas, cejas y rostro depilado y un sin fin de cosas más.

Para algunas mujeres este tipo de exigencias se les hace insensato y es por eso que deciden darle un modismo a sus vidas y demostrarle al mundo que con vellos en su cuerpo pueden seguir siendo las mismas mujeres decididas de siempre.

Tal es el caso de Klyde Warren, una estadounidense de 27 abriles de época que desde su adolescencia tomó la atrevimiento de evitarse sobrevenir largas horas en salones de belleza sufriendo los dolores de la depilación y centellear sin pena o arduo alguno sus vellos “si están ahí es por algo, yo no me los quitaré”.

Klyde es una de las pocas mujeres que sufre de desorden hormonal severo generando así que le salgan vellos en todo su cuerpo, sobre todo en algunas zonas donde por lo caudillo las mujeres no lo tienen, como por ejemplo la barba.

Así que ella en vez de guerrear contra su naturaleza, la acepto y se siente muy segura de su aspecto “en realidad siento que me hace ser única, es una cualidad que me encanta y la luzco con confianza”.

Pero a pesar de sentirse cómoda con su apariencia Klyde comenta que se ha hecho un poco difícil contender este tema con las demás personas ya que no puede evitar dejar de ver cómo todos voltean a verla cuando pasa por su flanco y en ocasiones le han dicho “asquerosa y repugnante”.

Para la fortuna de Klyde su novio la acepta tal cual como es y dice que la barba no es poco que le desagrade, más aceptablemente por el contrario es un carácter que la hace ser única y singular.

Comparte esta publicación y comenta si tú cómo mujer dejarías crecer tu barba de esa forma y la lucirías sin pena alguna con el resto del mundo.

La entrada Klyde se niega a afeitarse y muchos la llaman “asquerosa” se publicó primero en Porque no se me ocurrio.