La Batalla de las Piedras, una salvaje y dolorosa tradición en la India que solo pocos se atreven a realizara

0
72

Parece que editar piedras es poco muy popular, ya sea al agua, desde las paraíso, para espantar algún animal o patearlas cuando vamos caminando. En las primeras etapas de la civilización humana esta era la forma principal de defensa, porque el daño que una roca lanzazo a gran velocidad puede causar es mucho, incluso matar a una persona.

En estos tiempos lanzarle una piedra a alguno puede parecer poco salvaje, pero en la región de Uttarakhand, en la India, es una tradición en la que el objetivo es exhalar piedras para ocasionar heridas, mientras más sangrantes mejor, en el montón rival. Como te podrás imaginar, esta “fiesta” se convierte en una auténtica batalla campal en la que el campeón será el que salga menos maltrecho.

En esta tradición se reúnen cuatro clanes (Walik, Chamyal, Lamgaria y Gaherwal) en el distrito de Champawat, en Uttarakhand, y se dividen en dos grupos. Primero, los participantes deben amontonar la viejo cantidad de piedras que puedan y, claro, si son grandes, es mejor, ya que estas serán las municiones que usarán durante la Bagwal, como se le ardor a esta tradición y su traducción es “Batalla de las Piedras”. Encima, uno de los grupos utiliza unos escudos enormes para defenderse del ataque, aunque esto es insuficiente.

Esta batalla está vidente desde hace siglos y, de acuerdo a la tradición, Barahi, una ídolo hindú, logra vencer a unos demonios y promete a los humanos protegerlos de cualquier presencia demoniaca, siempre y cuando cumplan con un sacrificio en el que haya parentesco y qué mejor forma de lograrlo que lanzando rocas. Como te podrás imaginar, los heridos se cuentan por decenas. Por ejemplo, en la estampación más nuevo hubo 77 heridos tan solo en siete minutos de lucha.

Al inicio no era tan ligera porque cada año, uno de los clanes debía ofrecer a uno de sus miembros, lo que era todavía más salvaje que editar piedras, pero cuando un chico debía ser sacrificado, su abuelita le imploró a Barahi que lo perdonara. La titán aceptó terminar con los sacrificios, pero les dijo que debían enfrentarse todos los clanes a pedradas y así nació esta tradición. Sin duda que esta titán es de gustos un poco excéntricos.

Mientras que para algunos dioses es suficiente algún rezo, un poco de fruta e incienso, a Barahi lo que le gusta es la raza y por eso los habitantes de esta zona continúan con la tradición de la Batalla de las Piedras cada año, así logran acogerse de los demonios y incluso tienen la oportunidad de lanzarle unas cuantas rocas de forma reglamentario a cierto que no les cae muy admisiblemente.