La batalla de marcas en Survivor Series dejó gusto a poco

0
432
loading...
loading...

Alberto Stephens, ADN

Todos los fanáticos de la WWE estaban ansiosos y expectantes por Survivor Series, pero otra vez el evento dejó situaciones congruo decepcionantes.

La exterminio de marcas entre RAW y Smackdown, que terminó con la primera como ganadora, tuvo gruesos errores en sus batallas entre hombres y mujeres.

En la pelea femenina, Becky Lynch fue la primera eliminada de la marca cerúleo, pese a que era su capitana. ¿Para qué la escogieron como líder si duró poco y mínimo en la lucha? La irlandesa es una de las mejores que tiene la compañía, pero quedó claro que la están desaprovechando con creces.

Ni murmurar de lo que sucedió con Nia Jax, el supuesto "factor diferenciador" que tenía el cuadro rojo. Hicieron lo más fácil, sacarla del camino vía cuenta fuera luego de un par de súper patadas y una plancha de Tamina. Muy poco para eliminar a quien está considerada como la mujer más poderosa de la empresa.


 

Pasando al combate masculino, lo más decepcionante es que siguen cometiendo equivocaciones severas con el recambio que tienen.

Si correctamente Braun Strowman se mostró como el "monstruo entre hombres", Shinsuke Nakamura, Bobby Roode, Samoa Joe y Finn Balor, quienes tuvieron el honor de ser campeones de NXT, fueron eliminados con extrema facilidad y sin poder mostrarse de gran guisa.

Ahora, lo que más inquietud generó es cómo terminó la oscuridad en Houston. La intervención de Kevin Owens y Sami Zayn para atacar a Shane McMahon valió falta, pues el comisionado los sacó a punta de silletazos sin siquiera ser maltrecho.

Y la colofón de la torta fue Triple H. Hay sentimientos encontrados acá, es buenísimo que se involucre, pero no que esté por sobre el talento que tuvo a cargo en NXT. Si hay algún que no necesitaba salir como el gran vencedor, era él. Y eso es exactamente lo que ocurrió con la traición a Kurt Angle y el posterior "Pedigree" a su cuñado.

Más allá del ataque final de Strowman a HHH, la sensación es que los mismos de siempre seguirán por sobre las supuestas figuras "jóvenes" que vienen atrás. Después de esto, ¿quiénes serán el futuro de la WWE? Como les gusta proponer a Vince McMahon, "eso no es bueno para los negocios"

loading...